BLOG DE

jueves, 30 de octubre de 2008

LA DEMONOCRACIA Y LA XI TESIS SOBRE FEUERBACH (I): ¿Marx intelectual o revolucionario?

A veces me pongo a pensar en ese invento esperpéntico llamado “democracia”, supuestamente, y según la raíz griega, debería significar algo así como el gobierno de los pueblos por sí mismos (demos, pueblo y kratos, autoridad). Mi viejo diccionario dice (e imagino que la RAE, institución medieval, también) que democracia es una “doctrina política basada en el principio de autoridad del pueblo y de la participación del mismo en la administración del país”. De seguro, si le preguntamos a algún “constitucionalista” vamos a encontrar que “democracia” es algo así como el paraíso de Dante o Shangri-la donde la naturaleza desbordante nos ofrece alimento, vestido y vivienda y donde ni siquiera tenemos que esforzarnos porque todo se encuentra protegido bajo el manto de un gobierno-divino que vela por sus ciudadanos ¿¿¿???
Miro a mi alrededor y sé que esto no es cierto ni aquí ni en la cochinchina, puedo aseverar entonces que esto es un invento de unas minorías empinadas en un conocimiento basado en la avaricia y la explotación para engañar al resto, haciéndoles creer que se gobiernan por sí mismos vía los aparatos ideológicos de un Estado sátrapa como la iglesia, la escuela, la mass media, el sistema político, el sistema judicial, etc.(que trabajan de forma coludida y soterrada), cuando una sarta de parásitos de la lumpenburguesía (a los que se suman unos cuantos enganchaesclavos y vendidos felipillos) apoyados en las fuerzas armadas (que no le han ganado a nadie) y la policía (corrupta hasta el tuétano) están detrás moviendo los hilos de sus títeres y estafermos que fungen de pensadores, presidentes, ministros, congresistas, funcionarios de la llamada burguesía burocrática (burguesía avarienta y retrógrada que vía los procesos electorales ramplones condicionan al pueblo ignorante a que vote por sus candidatos de barro). Aquí todos ganan algo mientras se llevan el esfuerzo del trabajador (plusvalía) y oprimen y reprimen cualquier intento por derrocar o reemplazar este sistema aberrante que se sostiene –como lo vengo diciendo hace años- en la fuerza y el engaño (y en el que la literatura no está fuera sino que reproduce ciegamente sus intereses de clases, sus pretensiones, sus sueños de opio cada vez más alejados de la realidad –en el caso de los señores burgueses u homúnculos con complejos de burgués- donde la estética se funde con el ego para dar como resultado escritores caviar, escritores de juguete -creo que es demasiado el término “escritores criollos” para estos pobres diablos- cuyas obras infladas por sus fuelles publicitarias no valen ni un pepino y de los cuales me ocuparé, uno por uno, en otro momento).
Si nos diéramos cuenta de esto entenderíamos por qué cuando sale elegido algún candidato casi siempre (tarde o temprano) ocurre que no sigue un “plan de gobierno” o, por lo menos, no sigue una línea que beneficie a las grandes mayorías, a los que acudieron a las urnas y los eligieron, sino que salen con estúpidas leyes (o decretos-leyes según sea el caso) que en el fondo benefician a algunas empresas o algún negocio de ganapanes o turiferarios vinculados al poder. Todo este entramado de situaciones que caracterizan a la democracia no son simples “accidentes”, características u “errores” casuales de lo que llaman “el gobierno del pueblo y para el pueblo”, simplemente son la “ley universal”, el modus operandi, la razón suprema.

De esta forma los congresistas –y ya estamos viendo el típico ejemplo con el clan León- se pelean y discuten por leguleyadas para poner orden sobre el saqueo a que es sometido este país corral de chanchos, al igual que cualquier país latinoamericano o del primer mundo donde los gobiernos han sido secuestrados por organismos paramilitares, fascistas o neofascitas con fachadas democráticas (socialcristianos, conservadores, liberales, izquierdosos, etc.,) o gobiernos cuyas pátinas seudodemocráticas, casi siempre, no le duran mucho.

Fue Marx (resucitado últimamente debido a la crisis que golpea el highland del capitalismo) quien en la XI tesis sobre Feurbach apuntó esa frase conocida y repetida hasta el hartazgo, pero que implica algo más de lo que enuncia (y de hecho se aleja del “revolucionar la vida” de Rimbaud ¡?) y a lo que ciegamente se le quiere reducir: “Transformar al mundo” (“Los filósofos no han hecho sino interpretar el mundo de diferentes maneras, lo que importa es transformarlo”). Sin embargo, aquella tesis marcaba el rompimiento con todas las teorías anteriores (incluso algunas del propio Marx y Engels) que se habían dedicado a contemplar o en el mejor de los casos interpretar al mundo con guantes de seda; y es que la XI tesis sobre Feurbach marca más que una ruptura con las teorías anteriores, por ello durante mucho tiempo en el siglo XIX y parte del siglo XX se habló del fin de las teorías y el inicio de la praxis revolucionaria; pero Marx jamás dejó de ser un intelectual combativo, sí, pero dado a los estudios y jamás pasó a la clandestinidad ni lideró algún grupo subversivo. Martha Harnecker en su clásico “Los conceptos elementales del materialismo histórico”, escrito con la asesoría de Louis Althusser, apunta algunas ideas esclarecedoras:
“Si así fuera, para ser consecuente, Marx debería de haber abandonado los libros, el estudio, para dedicarse en forma exclusiva al trabajo político. Sin embargo, hasta su muerte, el trabajo intelectual ocupa gran parte de sus días, sin que por ello descuide la acción política inmediata.
La vida de Marx nos plantea, por lo tanto, una disyuntiva: o Marx no fue consecuente con su afirmación de la necesidad de pasar de la interpretación a la transformación del mundo, o considera que no puede existir transformación de éste sin un conocimiento previo de la realidad que se quiere transformar, sin un conocimiento previo de cómo ella está organizada, cuáles son sus leyes de funcionamiento y desarrollo, cuáles fuerzas sociales existen para realizar los cambios, es decir, sin un conocimiento científico de ella.
No cabe duda que esta última es la posición de Marx”. Op cit. Pg 3 y 4.

Feuerbach era un filósofo alemán anacoreta que vivía en el campo, y que había renunciado a la ciudad y al mundo porque pensaba, a la manera de Galileo, que la ciudad era una cárcel para el espíritu especulativo, había escrito un libro donde había avanzado unos pasos más a los de Hegel, “Esencia del cristianismo”, y en cuyas páginas apunta que no es la religión la que hace al hombre sino que el hombre hace a la religión y que esos “seres superiores” o “dioses” son un invento de nuestra imaginación; pero siempre quedaba el vacío impuesto por Hegel y refrendado por Feuerbach en el sentido que no manifestaban o teorizaban nada sobre la lucha política, o poner en práctica las ideas vertidas, motivo por el cual Marx se sentía en el desamparo teórico y en la orfandad especulativa, el cual, por compensación intelectual, tendría que crear.

Según Theodor Adorno (leer su “Estética”) la XI tesis sobre Feuerbach afecta no solo la praxis revolucionaria sino a la misma teoría filosófica, la cual tendrá que (si es sincera consigo mismo) crear otro tipo de sustrato teórico para aplicarlo a una realidad, también, cambiante. Y fue Lenin el encargado de llevar a las praxis las teorías que aún necesitaban ser refrendadas con lo real concreto (leer “Mi camino hacia Marx”). Lo que vino después, si bien es cierto, nos aleja del concepto tradicional de “democracia”, no pudo sino ser una opción ante la crueldad de la explotación y la barbarie.
(En la segunda parte daré mi opinión sobre la I, II, III y VIII tesis sobre Feurbach y la entrada en escena de los anarquistas Bakunin y Kropotkin, y la participación controversial de estos en la Primera Internacional que le significaría la cárcel y la persecución para ambos).

miércoles, 29 de octubre de 2008

SECCIÓN "EL TÚNEL DEL TIEMPO": Ampuero y una vieja pregunta sobre las drogas

Revisando libros antiguos encuentro esta respuesta, extraída de la entrevista que le hace Wolfgang Luchting al -en ese tiempo- joven Fernando Ampuero (el que usaba cabello largo, gabán, motocicletas shopper al estilo de "Easy Rider" o escribía extasiado en las islas de Galápagos y levantaba sobre sus hombros aquella novela que ahora parece ocultar a toda costa: "Mamotreto"). La cita aparece en el libro "Escritores Peruanos qué piensan que dicen" (1977), donde aparecen, también, otras entrevistas a Luis Alberto Sánchez, Zavaleta, Jorge Pimentel, Oswaldo Reynoso, E. Verástegui, etc .
Bueno, vamos al grano, la pregunta es sobre las drogas (siempre ha existido la sombra chinesca de que el escritor necesita de una "ayudadita" para carburar la inspiración. En los tiempos de los románticos y los simbolistas estaba el opio, el haschish, el peyote, etc). En este caso (y en pro de la transparencia de algún debate que pueda suscitarse) me reservo mi comentario, no por miedo a algún tipo de juicio por difamación o alguna estupidez parecida, si no porque no quiero ser prosaico y falto de imaginación ante una respuesta tan evidente (por cierto, el lenguaje de Wolfgang en este libro es pésimo, se entiende porque no es su lengua materna):

WAL: El escritor José Adolph en un comentario que hizo en el diario "La Crónica" (12.6.72) dijo que en los cuentos de "Paren al mundo..., notabo --"por primera vez, me parece"-- la influencia de las drogas en la narración peruana. ¿Qué opinas?

Fernando Ampuero: Es cierto. Adolph habla de una influencia de las drogas, aunque se aventura a imaginar el L.S.D., drogas que detesto. Mis drogas favoritas han sido, por lo común, el hashish y la mescalina, y con frecuencia normal el cáñamo indio. En Lima, no sé de narradores que hayan trabajo bajo el influjo de las drogas, pero algunos de nuestros poetas sí lo han hecho. Otros, los más, testimonian en sus versos con sospechoso ahínco experiencias de ácido, poco creíbles, haciéndome pensar que se refieren a ácidos imaginarios (...)
Arriba en la foto: amiguísimos: Fernando Ampuero, Alonso Cueto (áulico, quien por estos días ha ido a besar el anillo del rey de España) , Iván Thays (¿?) y Jorge Eduardo Benavides.

martes, 28 de octubre de 2008

"LA QUINTA OLA" DEL GERONTOSURFISTA ALVIN TOFFLER (I)

Alvin Toffler fue el que patentó la idea de que en los noventas estábamos viviendo la gran "tercera ola", o sea la ola de la información y la tecnología (el Internet, la telefonía celular, la información satelital, los grandes descubrimientos científicos, médicos, biotecnológicos, etc.). Las dos olas anteriores estaban referidas a la revolución agrícola (la cual se habría iniciado hace unos 10 mil años cuando el hombre pasó de ser nómada, recolector y habitante de las cavernas a sembrar y domesticar los productos que iba a consumir, y a construir sus propios habitáculos) y a la revolución industrial en sus dos o tres fases marcadas (fines del siglo XVII con la potenciación –y luego superación- de las máquinas de vapor que fueron en un principio –y a veces no se quiere reconocer- la especialización a escala de esa primera “máquina” a vapor que fue la Eolípila de Herón inventado el siglo I de nuestra era). Fue Toffler, también, el que, entusiasmado y enceguecido por sus “predicciones”, cada vez más delirantes sobre el mundo–y algunas a veces ciertas, a pesar de todo-, nos adelantó en una entrevista en los años noventas sobre la “cuarta ola” (contrario a la propuesta de ecologistas “arcaicos” que hablaban de la “cuarta ola” como una fase de autoconciencia y prevención de desastres, etc.) que ocurriría cuando el hombre apoyado en todas las revoluciones y con la ayuda de la información y de la técnica saldría hacia el "universo extraterrestre" (sic) a fundar ciudades, naciones y extender el poder del hombre en la tierra, como producto de la carrera espacial, más allá de los confines de la imaginación. Claro, todo esto no tendría porque tener mayor crítica de mi parte sino fuera porque Toffler lo veía como que ya estaba ocurriendo o, en todo caso, se iba a dar a la vuelta de la esquina. Por ahora sólo nos queda ver esto como parte de la literatura de ciencia ficción o como la aventura espacial de algún multimillonario ruso que quiere construir hoteles en la luna.

Fue Toffler el que, animado por el “crecimiento” cabalgante en Estados Unidos (a costa de exprimir a los países pobres) dijo que “el punto de inflexión” -de su surfista "tercera ola"- fue en 1955 cuando los americanos luego de erigirse como potencia, después de la segunda guerra mundial, sus empleados administrativos y trabajadores de servicios superó por primera vez – en número, se entiende- al de los obreros manuales (para Toffler estos últimos eran el rezago y la podredumbre excrementicia de la segunda gran ola marcada por la revolución de las máquinas y la industrialización de las chimeneas). Así este señor se llenaba la boca con las “sociedades desmasificadas” conceptos que entendían el futuro cercano como el rompimiento de la producción en serie, característica principal, de la segunda ola y el inicio de la “mercadotecnia de partículas”, algo así como la mercadotecnia individual determinada o dirigida para individuos y no para familias, en lugares (se entiende cada vez mayores) donde el hombre estaba optando por vivir solo o con un carga “familiar” mínima, sin hijos o anucleadas, divorciados totalmente de ideas tribales o clanes familiares y acentados en el egoísmo y la egolatría, etc.
Así nuestro futurólogo de “mode”, cortesano y pitoniso de presidentes de grandes naciones y principalmente de Estados Unidos, apuntaba conceptos, digamos, donde había cierta convención (o predicción siguiendo la curva de Gauss) con ideas verdaderamente aberrantes o hasta cierto punto escritos con algún tipo de fobia. Transcribo un párrafo de “La creación de una nueva civilización” escrito al alimón entre Alvin y Heide Toffler, su esposa. Pg. 39: “A medida que las economías son transformadas por la tercera ola, se ven obligadas a ceder parte de su soberanía y a aceptar crecientes y mutuas intrusiones económicas y culturales. Así pues, mientras los poetas e intelectuales de regiones económicamente atrasadas escriben himnos nacionales, los poetas e intelectuales de los países de la tercera ola cantan las virtudes de un mundo “sin fronteras” y de una “conciencia planetaria”.

La metáfora de todo esto, debemos entender, es que los “países periféricos” (tercer mundo) contrario a los países del canon (primer mundo) estábamos –si es que no lo estamos ya- condenados a un atraso intelectual (¿mental?) producto de una situación económica paupérrima, alejados años luz de la tecnología y la ciencia, y cantándole a un nacionalismo que era algo así como una característica grotesca de la autofagia, la canibalización (por falta de horizontes) y la mediocridad (por la falta de un entendimiento del problema), mientras que los “grandes poetas” del primer mundo –no se preocupen por el término, se entiende fácilmente lo que ha querido decir este señor con la palabra “poeta”- le cantan a las virtudes de un sistema que ha derrotado sus propias fronteras y le construyen y erigen loas y estatuas a las naves espaciales y al conocimiento supra del hombre que ha vencido (oh!!) al hambre, la distribución de las riquezas, las grandes enfermedades y pestes, la polución y la destrucción de la naturaleza, la esclavización y el saqueo de nación contra nación, etc. En otras palabras, para Toffler, el poeta que escribe “himnos nacionales” es algo así como el poeta popular contrario censu y por antagonismo al “intelectual” mester de clerecía que ha encontrado la verdad (iluminatis) y se conduce hacia ella saludando la “conciencia planetaria”.

Pero no solo eso (y esto va para los que me acusan de tener una carga adjetival “muy fuerte” y que debiera “moderar” en beneficio de mis escritos y de los lectores ¿¿??), sino que Tofler en un arranque de anarquía y de retorno al folletín y al lenguaje lumpenburgués (aprendido a escondidas del lumpen proletariado) apunta sin asco lo siguiente (transcribo la cita completa para evitar suspicacias o reacomodos a la hora de la interpretación):

“Unas generaciones nacen para crear una civilización, otras para mantenerla. Las generaciones que desencadenaron la segunda ola de cambios histórico se vieron obligadas, por la fuerza de las circunstancias, a ser creadoras. Los Montesquieu, Mills y Madison inventaron la mayor parte de las formas políticas que todavía aceptamos como naturales. Apresados entre dos civilizaciones, su destino era crear.
Hoy, en todas las esferas de la vida social, en nuestras familias, nuestras escuelas, nuestras empresas y nuestras iglesias, en nuestros sistemas energéticos y nuestras comunicaciones, nos enfrentamos con la necesidad de crear nuevas formas de la tercera ola, y millones de personas de muchos países inician ya la tarea. Sin embargo, en ninguna parte es la obsolencia tan manifiesta o peligrosa como en nuestra vida política. Y en ningún terreno encontramos ahora menos imaginación, menos experimentación, menos disposición a considerar un cambio fundamental.
Incluso las personas que son audazmente innovadoras en su propio trabajo –en sus bufetes o sus laboratorios, sus cocinas, sus aulas o sus empresas- parecen petrificadas ante cualquier sugerencia de que nuestra constitución o nuestras estructuras políticas están anticuadas y necesitan ser sometidas a una revisión radical. Resulta tan aterradora la perspectiva de un cambio político profundo con sus riesgos concomitantes, que el statu quo, por surrealista y opresivo que sea, parece de pronto el mejor de los mundos posibles.
A la inversa, tenemos en toda sociedad una periferia de seudorrevolucionarios, empapados en los supuestos anacronismos de la segunda ola, para los que ningún cambio propuesto es bastante radical. Arqueomarxistas, anarcorrománticos, extremistas de derechas, demagogos racistas, fanáticos religiosos, guerrilleros de salón y terroristas hasta la médula que sueñan con tecnocracias totalitarias, utopías medievales o estados teocráticos. Incluso mientras nos adentramos en una nueva zona histórica, alimentan sueños de revolución extraídos de las amarillentas páginas de folletos políticos de antaños”. Ob. Cit. Pg 136-136.

Y es que uno al leer a Toffler se da cuenta de que sus escritos (a pesar de ser best sellers) no están hechos para “convencer” o “informar” a las grandes mayorías, al fin y al cabo, ellas son las que deben obedecer (y ser llevados como ganado al matadero), al margen de que puedan significar una fuerza (bruta) importante, simplemente, no hay otra razón por las que debería incluirse (al menos en la toma de decisiones) dentro de un programa de “cambios” a efectuar. El platonismo vía el esclavismo (o viceversa) y los designios áulicos y divinos se desborda, por ratos, de este futurólogo. Él cree ver una nueva acrópolis donde sólo hay acumulación de basura y detritus humanos. Cree ver orden donde sólo hay un montón de cerdos mordiéndose unos a otros. Pero lo peor es que cree visualizar un futuro prometedor al final del camino donde no hay más autopistas y sólo espera el desbarrancadero (quizás Bill Gates se dio cuenta de esto con las "autopistas de información" y se virtualizó totalmente al entender que el futuro estaba más cerca a una pantalla del televisor que a la realidad misma. Recomiendo leer con guantes y con pinzas y, si se puede, con mascarilla, lo que él llama “Camino al Futuro”).

Y es que las “masas” para Tofler están más cerca a la definición de Ortega y Gasset que a las elucubraciones de Karl Marx: para Tofler las masas son un conjunto de individuos sin concienciay sin mayores sentidos que necesitan ser guiados y conducidos hacia su salvación o hacia el fracaso, y dependen de sus amos o sus regentes quienes deberán de conducirlos amarrados del pescuezo.

Obviamente, este post no trata de rebatir las ideas, claras y aceptables, en torno al "choque de civilizaciones" o "la colisión del socialismo con el futuro", o lo que él llama “la superlucha”, “el conflicto de electorados” o “el espectro de trabajo mental”, etc., sino criticar por qué el autor se vanagloria(ba) en los alcances de un capitalismo que ahora mismo no sabe qué hacer para mantenerse de pie y que recurre a prácticas otrora criticadas y satanizadas, propios de un modelo estalinista de economía controlada como es la estatización de los bancos, la participación activa, vigilante y cuasimilitar del Estado en la economía y el sistema financiero, y el “robo” o la expropiación de los ahorros de ciudadanos para salvaguardar los intereses de un sistema que necesita, hace buen tiempo, ser reemplazado y que -lastimosamente y en un mar de contradicciones- tendrá que desempolvar esos libros amarillentos y esos “folletines de antaño” para no verse sepultado en una crisis sin precedentes y que podría significar no sólo el fin de un sistema caduco sino el apresuramiento en el cambio del poder político-militar en el mundo actual cuyas predicciones de analistas avisados estaba apuntado para el año 2020 ó 2025.
Quisiera acabar esta primera parte con una pregunta necesaria: ¿Por qué el sistema capitalista o los ideólogos capitalistas no creen en el sistema capitalista? En otras palabras, por qué, para salvar a este sistema decadente, no se recurre –y no es que esta sea mi voluntad, sino simplemente aplicar la lógica liberal-, por ejemplo al Keynesianismo, o sea elevar el crecimiento del gasto público y poner dinero en el bolsillo de los consumidores, para que ello revierta en mantener en movimiento la faja de transmisión económica y así destrabar esta crisis que se agrava día a día. Y es que la quinta ola, o sea el fracaso del modelo capitalista (o lo que los surfistas llaman “el espumón”, la continua retahíla de olas que no deja sacar la cabeza para respirar) estaba por llegar y no lo pudo visualizar el futurista fenilcetonúrico Alvin Tofler, acostumbrado a ver sólo las bondades de un sistema que hoy se tambalea y da manotazos de ahogado y, al parecer, gritos de ayuda a teóricos promarxistas de control de mercados, sin olvidar que Islandia (país declarado en quiebra y que ha pedido asistencia de la ONU) está siendo reflotada con dinero de la Rusia acomodaticia.

URGENTE: 10 DONANTES DE SANGRE PARA RUNCIE TANAKA



El escritor José Donayre Hoefken me reenvía este correo de urgencia remitido originalmente por Paulina Chirif Camino, se trata de la salud de Runcie Tanaka uno de los ceramistas más importantes de este país, se espera que los amigos y la comunidad en general puedan sobrepasar estos 10 donantes (los teléfonos de contactos son el 997 601 480 y el 372 3993):


buenos días.

escribo pues, como han podido ver en el asunto de este mensaje, el ceramista
carlos runcie tanaka necesita 10 donantes de sangre con urgencia para una
operación a la que va a ser sometido en el hospital almenara.

los que están fuera tienen vinculaciones con el perú, así que a lo mejor
pueden ayudar a circular el mail entre sus conocidos.

para los que lo conocen, será un gusto poder ayudarlo indirecta o
indirectamente, pues conocen su calidad de persona y su trabajo. para los que
no, es indistinto, se trata de una ayuda que podemos dar anónimamente a
cualquier persona que la pudiera necesitar. tengo entendido que se trata de
sangre B1, pero cuando se trata de donaciones, también los bancos aceptan
otros tipos de sangre, así que cualquier potencial donante podrá apoyar.

si pueden apoyar con la donación, por favor, contáctense con su madre, la
señora elsa tanaka de runcie, a cualquiera de los siguientes teléfonos: 997
601 480 / 372 3993

si prefieren, escriban a mi correo con su teléfono de contacto y otras
referencias y yo le haré llegar los datos a la señora para que los llame.

asimismo, aquellos que son habituales donantes o que quisieran serlo, pásenme
sus datos, porque estoy interesada en crear una red de donantes y pasárselas a
hospitales como el inen, el almenara y el rebagliati. en nuestra ciudad se
suspenden operaciones todos los días por falta de donantes y siendo tantos en
lima, eso no debería ocurrir.

espero su colaboración para lo de runcie y para la creación de la red.

abrazos,

paulina

paulina chirif camino

lunes, 27 de octubre de 2008

"GRAN RECITAL DE POESÍA"


"Gran Recital de Poesía" este jueves 30 a las 7 y 30 pm., en el "Yacana" de Barranco, avenida Grau 266. Estarán Julio Heredia, Mary Soto, Vedrino Lozano, Zachary Payne (USA), Gonzalo Portals, Rubén Quiroz y este blogger.

(La foto de arriba no tendría mayor explicación sino estuviera asociada a una conversación que tuve hace un tiempo con Gonzalo Portals -premio Copé poesía y cuento- en torno a la "belleza" -cuestionable, por cierto- de lo destructivo (autos chocados, edificios derrumbados, chatarra urbana, etcétera); pero, no por ello, alejado de una estética "postmodernista" -así con comillas- o heterodoxa donde la poesía -ab ovo usque ad mala- puede brotar de la destrucción y/o la catástrofe).

sábado, 25 de octubre de 2008

EL INTELECTUAL HONESTO (I)


Cuando era profesor de colegio y de una conocida academia preuniversitaria –tiempos tristes aquellos- me preguntaba qué es lo que hace “honesto” a un intelectual (haciendo la salvedad que la palabrita “intelectual” es ya de por sí bastante complicada y genera conflictos, la palabra “honestidad” lo es peor). ¿En qué radica lo honesto de un intelectual? Acaso está en sus conocimientos, es decir que sus conocimientos estén ligados a una realidad concreta y no a situaciones delirantes, de lo que se desprende que el intelectual va a tener una base explicativa real, concreta y no metafísica –en el sentido lato- o llevado a la superchería. Acaso el intelectual solo debe responder ante las ideas y dejar de lado cualquier cuestión participativa, mucho menos si esta tiene algo que ver con algún tipo de esfuerzo físico o manual, etc. Acaso el lugar correcto para un intelectual sea un espacio apartado, una torre de marfil, donde sólo se le permita producir ideas, conceptos, teorías, y que la honestidad en ese medio propicio debería de brotar, como dice la biblia, por “añadidura”, etc.
En algunas conversaciones con otros profesores, algunos académicos y algunos “infiltrados”, borrachines, seudointelectuales (algunos, ahora, tienen blogs con nombres estrambóticos) llegué a escuchar que la honestidad del intelectual radicaba en el partido en el que militaban y que este marcaba, como a las reses, la honestidad de sus correligionarios. Obviamente estos intelectuales habían endosado sus principios a un partido que luego los traicionaría no sin antes, mancharlos de sangre y remordimientos (la historia sobre este asunto es larga y excede a este post, sin embargo prometo desarrollarlo en otro artículo).

Un poeta, cuyos versos adornaban las paredes del baño de un bar en el centro de Lima, dijo - mientras extendía su vaso para que lo llenaran con cualquier licor- que la honestidad era una cuestión “subjetiva”, no dependía ni de lo que se supiera, ni del partido, ni de una religión, ni de nadie, sino que si a uno le convenía y hacía caso a sus intereses, pues entonces eso era ser “honesto”. En otras palabras, la honestidad era inversamente proporcional a las malas conveniencias y directamente proporcional a todo lo conveniente al intelectual. Con semejantes apreciaciones acudí cierto día, llamado por la curiosidad y por mis impulsos juveniles, donde un braman que había llegado de Estados Unidos al templo vedanta de Chosica para dar una conferencia sobre Filosofía y Lógica Hindú (aunque este no era exactamente el título verdadero). Vi cómo todos los prabhus se tiraban al suelo (natural saludo ante una deidad) para reverenciar al guru gringo de lentes gruesos (cuyo único mérito, pues no le conocí otro, era el de haber sido discípulo de swami prabhupadda). Por razones que iban contra mis propias creencias, y no por falta de respeto, me negué a reverenciar a este señor que no se inmutaba ante nada ni ante nadie y no respondía los saludos, había una soberbia (muy común en algunos mequetrefes) de la cual yo daría cuenta en un intercambio de saetas al momento de las preguntas y repreguntas al final de la exposición. No está demás decir de que luego del intercambio en inglés y mientras un prabhucito traducía lentamente -dándole un toque menos viral a mis palabras- el resto de vedantas iban dirigiendo sus miradas hacia mi persona como acusándome de un delito que no iba a poder resarcir ni en mil vidas (si es que la teoría de las reencarnaciones tendría compasión de mí). Con una maldición a cuestas dejé al gurú echando humo y dando rabietas en la curva de Chosica, antes del paradero de “El Pedregal”, y me vine a Lima con más preguntas de la que tenía en ese momento. Todavía no había cumplido los veinte años y mis interrogantes en torno a diversos problemas éticos venían creciendo como la espuma.

Desde esos tiempos, muchos conceptos relacionados a la honestidad del intelectual han desfilado, casi literalmente, ante mi persona:
he oído decir que la honestidad radica en que las ideas de este estén al servicio del pueblo del cual ha surgido. La frasecita de cemento de Vallejo brotaba sin mayores esfuerzos: “Toda voz genial viene del pueblo y va hacia él”. Sin embargo, en muchos casos la teoría no va con la práctica y la mayoría de los intelectuales que se deben, supuestamente, al pueblo, o llegan a ser grandes tiranos genocidas como esos seudolíderes que ahora dan sus arengas a las paredes de un penal de máxima seguridad, o, simplemente, logran hacerse pequeños reyezuelos necesitados para dar explicación cuando un hecho social acontece. Ellos son los líderes de opinión y discuten, sin mancharse, del problema del cholo, de la partidocracia, de la dedocracia, de la línea editorial de tal o cual revista, de tal o cual periódico, de tal escándalo político, etc. (¿Quien los entiende?).
Hay intelectuales que fungen de profesores y profesores que fungen de intelectuales. Por juicios lógicos entendemos que no todo profesor es intelectual y viceversa.
Hay intelectuales al paso e intelectuales de salón. Intelectuales con poses de maldito e intelectuales con apariencia de sacerdotes (estos últimos son los peores).
Hay intelectuales que se llenan la boca hablando de la realidad peruana (y son especialistas en el tema, o sea "grandes peruanistas”), opinan hasta por los codos y denuncian a boca de jarro (se exaltan, dan de pataletas, se arañan el rostro, se rasgan las vestiduras), sin embargo, radican felices en otros países y mandan sus colaboraciones a periodicuchos del medio, la reseñita de la semana, el articulastro de la quincena, el ensayículo del mes, para estar “in”, hasta han gestionado por la bajo su posible nacionalización con el país que los acoge. Sus “sufrimientos” o sus “indignaciones” son poco menos que poses, situaciones “necesarias” para satisfacer un ego desbordante y atrabiliario.

Nada más falso que estos señores que al igual que los intelectuales de la seudoizquierda parásita quieren aparentar una ética que no tienen y llenarse de respetos que ellos mismos no cultivan, y es que la honestidad para estos señores es como un mecanismo medioeval de tortura al cual, por ningún motivo, están dispuestos a someterse. Porque simplemente ellos están más allá del bien y del mal, en los limbos del erebo donde han instalado su bandera y donde nadie se atreverá a cuestionarlos.

Me pregunto si el principal deber de un intelectual es –y espero no equivocarme- estar donde se le necesita (para con su sapiencia ayudar o socorrer a su entorno más cercano) por qué diablos estos señores huyen del país y se van a colaborar en el desarrollo de otras naciones y de otras realidades. Por cierto, en un comment de este blog, encontré la “magnífica” idea que nadie le puede negar al intelectual que busque mejores horizontes de realización aún cuando estos choquen con la ética o con la vocación de servicio que, al parecer, a nadie le interesa. Sin embargo, no por esto voy a dejar de hacer esta pregunta, si es que a los intelectuales se les necesita en el campo o en los pueblos jóvenes o en comunidades alejadas: ¿por qué es que estos señores quieren atornillarse fuera de la nación que (no) les dio educación, oportunidades de trabajo, estatus social; esperando justo “eso” que no se les dio o se les dio mal. Y entonces podemos deducir que, aparte de falta de honestidad en estos intelectuales, hay un asunto de resentimiento soterrado, de odio supino hacia sus connacionales y a su país de origen, que no quieren aceptar. Por ello creo que el principal problema del intelectual, aparte de su conducta no ética para con los demás, es que no es sincero consigo mismo y sólo busca justificarse –aunque suene cursi- ante un mundo que le reclama participación activa y solidaria.

Resumo y concluyo esta primera parte de este post:

o es que la honestidad es una palabrita fuera de moda y, pues, simplemente estoy reflexionando sobre anacronismos,

o es que como dijo Freud: “todos sirven a un tirano” (“yo sirvo a la psicología”) y el intelectual deshonesto se sirve a sí mismo.


Ustedes qué opinan?

OBAMA EN ESPAÑOL (para ganar votos de los puertorriqueños y latinos despistados)



No hay duda que los políticos contemporáneos (raza de sinvergüenzas, ganapanes y estafadores, salvo honrosas excepciones)se las saben todas. No hay nada, por difícil que sea, que ellos hagan con tal de conseguir votos: mentir, aparentar que quieren a los niños, abrazar -para la foto- a los indigentes, comer cualquier cosa (obviamente revisada antes) que le acerquen a la boca, etc., etc., hasta hablar en un idioma que no es el suyo (aunque realmente no lo maneje correctamente) con tal de alcanzar el poder. Ese es el fin supremo, y Obama, candidato de los verdugos demócratas americanos, lo sabe bien.

Yankee stay home!!!!!!

Obama fuck off!!!!

viernes, 24 de octubre de 2008

PERÚ: TRANSMITIENDO DESDE EL CHIQUERO III


(Luciana León hasta el cuello con petromails. “El Comercio” se fujimoriza y botan a Ampuero. Favorecen a Químper. Yehude Simon escoge a Javier Málaga socio de Richard Webb, como líder de nuevo grupo de asesores, etc.,)

Perú: tierra de cobardes, ganapanes, oportunistas, ladrones, comechados, politiqueros, farsantes, estafadores, tinterillos, jíbaros, tentetiesos, etc. Aquí ya nada nos sorprende, más si la noticia proviene de la política. Sin embargo, y para los incrédulos, es necesario repasarles (como una macana en la cabeza) cómo están las cosas:

Primero, aparecieron –como estaba previsto- los petromails que señalan a Luciana León como la mediadora de su padre, Rómulo León, para que este pueda ejercer sus tráficos de influencias y lo que Químper (qué vergüenza ajena causa este personaje) ha llamado “faenón”: “Hijita, no te olvides de dejar dispuesto todo lo necesario para recibir como corresponde a los ingenieros Fortunato Canaán y Danilo López que llegan a Lima” Le escribe diligentemente Rómulo-padre a la joven congresista. “La República” informa que hay 600 e-mails del 5 de mayo del 2008 al 7 de octubre del 2008 que comprometen seriamente a la “señorita” Luciana León. Cómo lo vengo diciendo es momento de que renuncie a su inmunidad parlamentaria y que se ponga a derecho como cualquier ciudadano de a pie, ¿o estamos esperando que prepare su fuga?

Segundo: “El Comercio”, diario reaccionario al servicio de la burguesía parásita (y que funciona como enganchaesclavos vía sus "páginas laborales"), ha dado uno de sus últimos autogolpes en desmedro de la poca cultura que podían ofrecer al público peruano, defenestrando a Ampuero, director de su suplemento cultural y del área de investigaciones. Se entiende que el asunto de los petroaudios salpicó también al diario que ha retomado su línea profujiaprista a través de Martha Meier Miró Quesada. El chiquero se ordena de esta forma en torno a cerdo-padrillo Alan para seguir en lo suyo.

Tercero: El oportunista vendepatria (no hay que esperar a verlo implicado en algún escándalo mediático, ya suponemos el final) Jehude Simon está haciendo las paces con el fujimorismo recalcitrante y con los seudolíderes de la izquierda con cabeza de ánfora. Su nueva elección en el grupo de asesores al “señor” Javier Málaga, socio de Richard Webb, nos avisa cómo se pondrá las cosas en unas semanas.

Mientras tanto las amenazas de Químper de “hablar” (y destapar a todos los apristas que están haciendo lo mismo que él) si lo siguen molestando ha dado resultados efectivos: le han mandado arresto domiciliario que en la práctica y para un vejete que ha “ahorrado” lo suficiente equivale al paraíso.

Indignante todo esto.

Perú: corral de chanchos-ratas y lampreas.

Perú: ¿Qué hacer con este chiquero?

Cambio y fuera.

miércoles, 22 de octubre de 2008

CONTRA UN ARTÍCULO PROCAPITALISTA DE MARIO VARGAS LLOSA TITULADO: “LA ERA DE LA SOSPECHA”



Escribir sobre Vargas Llosa –al menos para los que no aceptan su posición liberal- siempre trae una doble connotación: la de tener que pasar por alto sus conceptos relacionados a la política y a la economía, y el tener que aceptar que, a pesar de todas sus incongruencias y necedades ideológicas, es uno de los mejores escritores –quizás el mejor por falta de competidores, vacíos o ausencias- que tiene el Perú y Latinoamérica. Pero como él mismo dice “una cosa es la realidad y otra la ficción”. Por ello, es necesario plantear que “La era de la sospecha”, uno de los últimos artículos de Vargas Llosa (publicado en “El País” de España y reproducido este domingo (19/10/2008) en “El Comercio”) que versan sobre la situación actual en el mundo, es un lánguido y desnutrido manifiesto procapitalista –quizás exigido por sus propias creencias y miedos naturales- en un momento clave en que este sistema –viejo monstruo torturador de los países en desarrollo- parece empezar su esperado derrumbe.
“La Era de la Sospecha” es el título de un ensayo literario de Natalie Sarraute, escrito en los cincuenta, donde se manifiesta la necesidad de reinventar la novela al estilo de la “nouveau roman” espacio de escritores hastiados del manejo tradicional de la narrativa (personajes formales, historias recurrentes, tramas lineales, formación aristotélica: inicio, medio, final, etc.,) planteaban reinventar la novela, darle nuevos influjos y nuevos aires para deleite de los, también, nuevos lectores. Vargas Llosa trata de hacer una comparación forzada con el capitalismo agónico, tratando de decirnos que no hay por qué pensar que el capitalismo ha llegado a su fin, sino que, por razones (que no detalla bien y que, intuyo, no quiere aceptar) es necesario reinventarlo ya que no hay un modelo económico que pueda reemplazarlo ¿¿¿??? Esto último se entiende –creo yo- dentro de la ortodoxia y el conservadurismo de una persona que ha entrado en la tercera edad sin darse cuenta que en el universo todo es relativo, nada es estable y todo está en constante movimiento, mucho menos la economía que ha iniciado la contrafase del big bang económico, un retrotraimiento no esperado –al menos, no, para los países del primer mundo ni para sus psicopompos- pero sí avizorado por el marxismo clásico (por ello -y no por "curiosidad estudiantil"- “El Capital” ha subido sus ventas y está volviendo a ser revisado en las universidades europeas). También es resaltable la comparación, casi necesaria, de Vargas Llosa con los líderes comunistas ante el derrumbe del sistema socialista. Evento al que se negaban a creer hasta que la misma realidad se encargaría de mostrarle lo contrario. Y es que la incredulidad, aparte de ser una posible patología, es una manifestación clara que el hombre necesita para continuar su viaje sin olor a derrota o inseguridades, sobre todo cuando se ve amenazado por situaciones que no puede explicar o que exceden su capacidad de soporte.

Vargas Llosa es, en este punto, el viejo comunista del buró político que no acepta la caída de su aparente orden, es el Hitler que ordena atacar cuando ya no tiene hombres en la línea de fuego. Es el general que no acepta la derrota y que, ante el fracaso, propone un cóctel de alucinógenos para olvidar los problemas y soñar con el triunfo (por lo menos Hitler fue más honesto y a último momento, propuso las cápsulas de cianuro).
Pero la incredulidad no es estigma negativo sino una forma de proteger lo que se ha tenido como cierto y que, por razones -que Vargas Llosa no puede explicar o no quiere- nos negamos a encontrar mayores soluciones que las que nos ofrece nuestro ángulo de visión 20 x 20. Y el novelista se pregunta asombrado: “¿Cómo es posible que se haya llegado a estos extremos críticos sin que nadie lo advirtiera? ¿Cómo se explica que banqueros, financistas, ministros de economía, jefes y técnicos de los grandes organismos encargados de vigilar la marcha de la economía no encendieran las luces rojas cuando todavía estábamos a tiempo de rectificar, dar marcha atrás y, por lo menos, atenuar ese desplome generalizado del sistema financiero mundial?” La respuesta a estas interrogantes no son menos asombrosas que la realidad que la origina, el novelista nos cuenta la ficción de que la economía de los países occidentales “perdió amarras con la realidad” y comenzó a vivir en una construcción ilusoria alimentada por las pingües ganancias aparentes que brotaban del espasmo inmobiliario, las tasas bajas, el incentivo para la adquisición de viviendas que nunca podrían ser pagadas, el aparente boom del crecimiento en el papel (no en el papel moneda, se entiende) y las aseguradoras que mafiosamente respaldaban ciegamente todas estas operaciones y transacciones sin ton ni son; papeles y más papeles que beneficiaban a algunos tenedores pero que, a la larga, le pasarían el cheque incobrable de lo que han llamado, ahora, las “hipotecas basura”. Creo yo que nadie perdió la realidad, mucho menos los grandes inversores y capitalistas, sino que, en un afán por materializar mayores ganancias y alimentados por la codicia y sentimientos insanos, apostaron, como en un juego de ruleta, todo lo que tenían incluido la seguridad, no obstante que esta última palabra en economía se basa más en la creencia en un sistema cuyo sostén principal no es el dinero (y estamos viendo que los pasivos económicos que se entienden como inmuebles y las reservas en oro son los que están ayudando a resistir la crisis, aparte de la “seudosolidaridad” de países pusilánimes que se niegan a una renovación de sus sistemas progeriosos) o los grandes capitales (que en la practica se traducen solo a guarismos que pueden esfumarse en cualquier momento) como nos lo han hecho creer, sino que es la creencia firme en que el sistema funciona y nos incluye. Cuando esto se quiebra, y lo estamos viendo en Islandia, simplemente el sistema se derrumba y se viene abajo con todo lo que ello pueda significar. Todos los ahorristas y aportantes en el sistema bancario de Islandia están pidiendo retirar sus activos a la vez, ante esta pérdida de credibilidad no hay forma de satisfacer las demandas y cumplir con todos, simplemente el sistema entra en shock y se declara en quiebra. Islandia ha pedido la intervención de la ONU para salvaguardar su economía, aparte de pedir balones de oxígeno traducido en fuertes préstamos a Rusia, quien está entrando en el juego por razones de estrategia y conveniencia. No tardaremos mucho en enterarnos de cómo acabara todo esto (Rumanía de ceaucesco podría ser un gran ejemplo).

El derrumbe del Leman Brother y el rescate de bancos enclenques vía 700 mil millones de dólares nos entrega una nueva disposición de cómo se moverán en el corto plazo las economía mundiales (no olvidemos los 800 mil empleos perdidos en USA hasta agosto del 2007). Lo importante para ellos (me refiero a los grandes tenedores y manejadores del sistema capitalista) es que el hombre común no pierda su esperanzas en el sistema, que siga aportando con normalidad para su jubilación, que siga trabajando cabizbajo y sin preguntas, que entienda que esta es solo una crisis ocasionada por unos cuantos "atrabiliarios y desmedidos granujas codiciosos", que el sistema se va a reponer como alguien se repone de la neumonía neomocóquica. Para ellos esto es simplemente un tiempo de convalescencia.
Pero, no, señores, esto no es la crisis de todos ocasionada por algunos, sino que es la manifestación crítica de un sistema íntegro basado en la explotación del hombre por el hombre, en la apropiación ilícita de la plusvalía y del trabajo honorable, en el abuso del fuerte y el poderoso sobre el débil. En reglas de juego hechas para beneficiar a algunos y perjudicar a las mayorías. No ver esto es como querer tapar al sol con una mano.

Pero, Vargas Llosa, es más terco de lo que podríamos imaginar, y en un arranque de locura peripatética apunta enceguecido y delirante: “El sistema capitalista no va a desaparecer, desde luego, porque, aunque les duela a los nostálgicos de las economías estatizadas y su inevitable corolario –la dictadura totalitaria- no hay alternativa alguna para reemplazarlo”. Sin embargo, estamos viendo cómo han empezado las estatizaciones de bancos en Estados Unidos, capital de la libertad mundial, estamos viendo cómo el Estado, simple voyeur de un mundo frío y calculador dejado a su libre albedrío, está entrando sigilosamente, como un cocodrilo, en el juego para con grandes dentelladas poner el orden esperado y devolver la credibilidad a millones de personas que no saben si lo que tienen en los bancos es dinero, reserva y seguridad para un futuro mejor o deudas, mayores miedos e infelicidad a punto de estallar como una bomba de tiempo. El lagarto se mimetiza en su hábitat pero fuera de él es visible y se le notan los dientes. El futuro no está tan claro como pretenden pintarlo algunos, quizás la nebulosa del fracaso capitalista esté a la vuelta de la esquina. Mientras tanto, el novelista en un último intento por retornar al orden, cita -como un prestidigitador sacando palomas del sombrero- a Adam Smith: “el capitalismo solo funciona si la legalidad que lo regula está formada por leyes justas, equitativas, que respeten la libertad, y –sobre todo- si estas leyes se cumplen. Y, de otro lado, si la frialdad en las relaciones humanas y en el trabajo que la moderna sociedad industrial provoca, está contrarrestada por una vida ética y espiritual intensa que mantiene a la comunidad unida, decente y solidaria. Tal vez este sea el talón de Aquiles del capitalismo en nuestros días”.
Y en otro remate que nos hace pensar que Mario Vargas Llosa ya excedió todo tipo delirio intelectual y no se encuentra en sus cabales, apunta: “Hay leyes generalmente bien orientadas, pero que no se cumplen, o se cumplen a medias porque están llenas de trampas que permiten burlarlas. Y ello ocurre porque en este mundo de cultura frívola, desencantada y cínica no hay frenos éticos contra la irresponsabilidad y la codicia desbocada”. Entonces podemos deducir, de estas palabras casi moralistas, que el capitalismo debe sus fallas a un pecado capital como la codicia o que la ética -criticada por el novelista- es intrínseca al capitalismo y hay que devolverla a su cauce natural ¿¿¿???. Sin embargo, el capitalismo ha sido siempre la encarnación de la deslealtad y la codicia institucionalizada (¿por qué sus áulicos y adláteres dicen ahora que no se dieron cuenta, acaso creían confundir el infierno con el paraíso?). El capitalismo ha sido el triunfo de unos sobre la derrota de otros y la imposición del desarrollo de unos sobre el subdesarrollo de otros. La marcada línea de países pobres y países ricos está marcada por el capitalismo. La división internacional del trabajo, el hambre, la miseria, la corruptela, los vicios, las guerras por un poder cada vez más estúpido. Sin embargo, el capitalismo –previsto por Marx- ha generado sus propias contradicciones y ahora asistimos al cortejo fúnebre de este modelo que quiérase o no –lo quiera o no Vargas Llosa- se tendrá que cambiar. En cuanto al modelo de reemplazo, eso queda para análisis más estrictos que un simple artículo. Por ahora, estamos en compás de espera. La corneta fúnebre del proletariado y de los olvidados del sistema ha empezado a sonar. La pala del enterrador de los asalariados, los aportantes, ahorristas y ciudadanos de a pie ha empezado a arrojar tierra sobre las exequias del capitalismo.

GASTRONOMÍA VIRREYNAL



(This gastronomy isn’t for the mediocre or those with a small perception of beauty, but for those intelligent people that though food can love art and at the same time, why not life).

En algunos comentarios dejados por mi persona en otros blogs he recibido ataques en torno a mi visión pesimista de la gastronomía popular en el Perú y los turiferarios (oportunistas y cocineros del menú al paso) que están lucrando con este "negocio" utilizando de gancho turístico nuestra diversidad culinaria (sacando libros estúpidos –collages de fotografías, pegoteos y balbuceos, copy/paste de recetarios antiguos- y fundando restaurantes de lujo, exacerbación de la huachafada, donde no hay, necesariamente, ninguna reivindicación real de la comida o una filosofía o teoría que la respalde). A propósito de ello, aviso a los lectores de este blog (al menos para los que viven en Lima, for my friend’s who visit this city) que el restaurante “Laeñe” está ofertando, por esta semana y hasta fin de mes, un Menú Virreynal que incluye “sopa teologal”, “gallina en terregue”, “ranfañote”, “mantecado”, “tocino de cielo”, “cabrito almendrado”, “sopa de ajos”, “flan del convento”, “sancochado clásico”, etc. Ojalá que la erudición intelectual limensi (no la pose del sobaco lector que no sabe distinguir entre comida “cafa”, “bata” o “pita”, formulaciones vedantas para encontrar un equilibrio en los alimentos) transmita algo al paladar insípido, apadrinado por pusilánimes ombliguistas, áulicos, de poco talento como Gastón Acurio, Mauricio “20 lucas” Fernandini, “Don Fuji-Pedrito”, etc., (quisiera incluir al criollero-poetik Rodolfo Hinostroza cuyos recetarios de pasta gruesa no terminan por convencerme, pero cierto criterio literario me lo impide). .
Advierto que este post no quiere ser, precisamente, una publicidad del restaurante (algo habría que hacerse para no pagar las cuentas y entregar los gastroplaceres a il popolo y a sectores deprimidos de nuestra socieadad. ¿Acaso el proletariado debería, por razones crematísticas, estar negado a un placer virreynal?), sino más bien de los potajes que se servían en la edad media y que, gracias a este renovado cartel, se puede volver a degustar. Por cierto, este menú a la carta cuenta con el auspicio de “La Casa España”, la “Universidad Católica”, etc. Aprovecho esta pequeña nota para postear un homenaje hecho en Chile, hace un tiempo, al dodecafonista Celso Garrido Lecca (que, me avisan, tiene buen diente) y que, considero, va con el menú dispuesto. Bon apetit.

lunes, 20 de octubre de 2008

PERÚ: TRANSMITIENDO DESDE EL CHIQUERO II (Esposo de Rosa María Palacios también estaría vinculado a caso de petroaudios).



Luego del videito de Rómulo León Alegría donde hipócritamente quiere hacernos creer que su accionar lumpenesco no se trata de un caso “penal” sino “moral” –la vieja tonadilla y el lugar común de estos bastardos- y dando claves –o amenazas- de que podría delatar a otros implicados, aparece Químper (popular “Bieto” para los amigos) diciendo –con esa vocesita de “el padrino” de Mario Puzo- que Alan no debió insultarlo, que Luciana León debe defender a su padre por algo él la ha puesto ahí, y que no lo sigan molestando más porque puede soltar otros nombres (con amenaza y todo); después de sus berrinches y malas maneras, mandó, literalmente, a la mierda a los periodistas que querían indagar por más información. “Que no sigan hablando los del gobierno. Si ellos siguen hablando, yo también voy a hablar. No les conviene hablar demasiado. Yo he asesorado al ministro (del Interior, Luis) Alva Castro, al director de la Policía, el general Octavio Salazar. Que no sigan hablando”. Contundente el mensaje de este mafioso con respecto a la corte de delincuentes apristas. Asimismo echó a la olla a Alberto Varillas Cueto, esposo de la periodista fujimorista Rosa María Palacios, a quien acusó de estar detrás de los petroaudios ya que este señor es el asesor de la empresa Petrotech que salió perjudicada al no ser elegida para hacer tratos con el Estado (qué dirán a hora los seguidores de esta comunicadora con rabo de paja y que quiere hacerse la adalid de la justicia y todavía con un esposo “ejemplar”. Dios los cría y ellos se juntan -como algunos intuyen, ellos serían, también, un par de ratas-. Sólo nos queda desconfiar y pedir que se investigue): “ese cojudo es gerente de la empresa Petrotech, compañía que salió en segundo lugar en la licitación. Y como no ganaron, tramaron todo esto para perjudicarnos”, dice “Bieto en “La República” del domingo (19/10/2008). Todo se trataría de una vendetta, de un ajuste de cuentas entre estas mafias de pirañas, carteristas y malvivientes que quieren levantarse al país en peso. De fuentes cercanas se supo que Químper anda preocupado por sus caballos de raza y valorizados en 30 mil dólares cada uno (se rumorea que los caballos fueron comprados al jugador de fútbol Pizarro). El hombre no puede conciliar el sueño y rebuzna tratando de encontrar consuelo. De otro lado, luego de la designación del pusilánime y oportunista Jehude Simon, dizque para “tender puentes” con los sectores de oposición y radicales, el ejército y la policía nacional no se han visto satisfechos (a muchos de ellos les hierve la sangre) prueba de que en este país es casi imposible llegar a una reconciliación real, y varios generales como Jorge Cárdenas, Director de Inteligencia del Miniter, han –o están- presenta(n)do su(s) renuncia(s) porque no puede(n) “estar subordinado(s) a alguien que estuvo en prisión por terrorismo” (¿y dónde quedó esa cojudeza y pantomima del CVR?).
A todo ello se suma la cortina de humo tendida por el Apra al encerrar a la arpía de Magali Medina por un caso de poca monta comparado con los casi 15 casos (caso Yesabelle, caso Mónica Adaro, caso Efraín Aguilar, caso Karina Calmet, caso Malú Costa, caso Waldir Sáenz, etc.,) donde no se le pudo encerrar por la desidia de los jueces y por la defensa cerrada de un pull de abogados (abogánsters) encabezados, últimamente, por el defensor de narcos y corruptos (incluido Fujimori) César Nakasaki para quien su única verdad es el dinero contante y sonante; y, pues, como la verdad se reduce a pruebas fácticas (filosofastria pura), simplemente -como él dice- a él no le consta (“que le prueben, pues”), además “defender a un narco no te hace narco” (pueden hacer otras analogías interesantes cambiando la palabra narco por asesino, delincuente, violador, ladrón, etc.), por el contrario, en este país –colijo- cuando se defiende a este tipo de personas se gana respetos y honor, y es que todo funciona al revés por aquí, todo aquel que se mueva en la verdad o en la justicia será insultado y ridiculizado o tenido por loco, orate, esquizoide o que tiene la “boca floja”. Así es el Perú donde la envidia y el deshonor marcan las pautas del trajín diario.
El encierro de Magali Medina, por cierto, marca un mal precedente con respecto a las líneas de un periodismo que debería ser responsable pero que, por razones del mercado, se convierte en un inodoro gigantesco cuya palanca tiene la función invertida de, en vez de hacerla pasar, lanzar mierda a todo el mundo. Magali sabe que todo esto es un circo y, aunque en algún momento se le quebró la voz cuando se refirió a su señora madre, ella sabrá llevar agua para su molino en el momento adecuado. Como siempre ganará el inefable rating (de rata). Y además ella ha dicho (según palabras de la periodista de espectáculos Patricia Salinas) que necesita estar más flaca y elevar el rating. Bueno la cárcel le hará bajar unos kilos y de hecho tendrá más rating y así todo volvería a su estatus quo.
Mientras tanto otras ratas y chanchos hacen de las suyas: el burgomaestre de Coronel Portillo (Ucayali) Luis Valdez no sabe cómo justificar más 70 millones de dólares que tiene en su poder, a este señor se le acusa de narcotráfico y de lavado de activos. Por lo pronto ya se le han incautado más de 60 inmuebles, empresas y embarcaciones fluviales. Como lo vengo sosteniendo la ignorancia, la desidia, la falacia, la codicia, el “homus hominis lupus” se han ensañado con este país de ganapanes, oportunistas y ladrones de baja estofa. Urge que el pueblo tome las riendas de su destino.

De otro lado, el dólar vuelve a subir unos puntos, la procesión con el humo de las fritangas y verijas, el cantar de las plañideras, llorones de morado, bolsiqueadores y pobladores humildes avanzan lentamente por el centro desportillado de Lima, antiguo damero de Pizarro, lugar de eternas burlasveras; junto a todo ello avanzan los tricicleros, los turroneros, los emolienteros, las cantinas móviles, las carretas “siete colores”, las pachamancas “al paso” en coches de bebé, los ciudadanos de a pie y en sillas de ruedas clamando por algún deseo (¿Qué no los engañen más?). El Perú no se detiene en su camino seguro al cadalso, camina a ciegas, hipnotizado, como si el flautista de Hamelin entonará su melodía, como si una maldición hubiera borrado de las conciencias la palabra rebelión, insurrección, justicia social, etc. Desde arriba, mientras come un turrón “Doña Pepa”, ríe a carcajadas -como un demonio apocalíptico- Alan García y su camarilla, aunque todas las denuncias conduzcan a su cabeza, él sabe que aquí no pasa nada, él sabe perfectamente que este es un país-corral de chanchos-ratas y lampreas, él mismo es la prueba tangible de todo ello. En la radio suena esa horrible canción llamada triciclo Perú (perdona Cachuca, pero alguien tenía que decirlo alguna vez).
Y en octubre –como dice Reynoso- no hay milagros.

Cambio y fuera.

sábado, 18 de octubre de 2008

"CAPITALISMO" A LO FAVERÓN





Mi "corrector de estilo personal", el señor Gustavo Faverón ha querido enderezar mi expresión en torno al capitalismo que, como sabemos, se está desmoronando (Y no es sólo eso, sino que antiguas teorías dadas por muertas o en estado de esporulación como el marxismo se han visto potenciadas y han subido las expectativas, por ejemplo con el libro “El Capital”, cuyas ventas han remontado las últimas semanas en todo el mundo). El profesor Faverón dice “Al capitalismo nada le ha ocurrido”, “es la forma extrema del mercado libre, la ejercida por Bush en los últimos años, la que ha enmarcado la reciente crisis” ¿¿¿¿?????, semejantes palabras -vertidas por un pietierno en economía- solo se pueden comparar a la expresión de un daltónico que confunde al color rojo con el verde, o a los delirios de algún enfermo con el síndrome de Meniere (habrá que recomendarle “Gravol” para que no esté girando sobre su propio eje). Dice que nada pasa mientras la tierra tiembla. Trata de transmitir una calma que nadie se la cree (“que no cunda el pánico” dice como el "chapulín colorado" mientras trata de mantenerse de pie), ahora mucho menos en que los capitales de países europeos no pueden parar la caída libre en que se está sumiendo la bolsa de valores (bolsa de basura) del mercado americano. Dicho sea de paso, la expresión: “si al norte le va mal al sur le irá peor”, no es tan cierto como parece, ya que la economía peruana (como la de muchos países sudamericanos) sólo tiene un 20 por ciento de “dependencia” –y quizás menos- con Estados Unidos. Los analistas han especulado que esta crisis golpeará con fuerza a Europa, al sudeste asiático y a países cuyas economías sean de simbiosis negativa o unilateral o dependientes mayoritariamente como México. Al parecer, el profesor Faverón ni siquiera lee las carátulas de “The Economist” (y en efecto, no mira CNN) o los periódicos que le refriegan en la cara todos los números negativos que no se van a poder remontar.
Por cierto, mi expresión descontextualizada: "Todavía estamos esperando los suicidios de los que creyeron que el sistema capitalista era su tabla de salvación, los que viajaron veloces al país del norte a atornillarse en algún puesto para, de esa forma, cumplir su sueño americano. Pobres diablos", estaba referida a los señores profesionales en que el Estado peruano invirtió miles de dólares en educación y que, en vez, de revertir ese esfuerzo –y agradecer sirviendo a este país-
simplemente se fueron a otro lado a generar ganancias a otros países (se entiende como ganancia algo más que dinero, ¿no es cierto?). El tema de las remesas, no es algo que quede muy claro (¿cuánto estará enviando Faverón a su familia?), casi siempre se maneja con estadísticas de baja intensidad, números que no reflejan la realidad, cuadros engañamuchachos, etc.
Bueno, por ahora me detengo aquí. El capitalismo a lo Faverón es más cantinflero de lo que parece. Sigo esperando el suicidio de los que se quedaron sin modelo económico (le pondré comillas a la palabra “suicidio” para que no se entienda una expresión tanática. Después de todo, siempre es mejor tener la "boca floja" que el cerebro estrecho. Ok).

Arriba: dos imágenes de la caída de la bolsa de valores americana que el profesor Gustavo Faverón no quiere ver ni, mucho menos, imaginar.

LA CARA DURA DE RÓMULO LEÓN + la mosquita muerta de Luciana León, el empresauro Romulito-hijo y la enganchadora Ingrid Irribarren.



El delincuente, Rómulo León, tratando de limpiarse de todos los cargos que se le imputan y buscando que se le “entienda” que no hay “delito” (al modo del caco más burdo) sino que, simplemente, es un “escándalo” en todo este asunto de los petroaudios, ha enviado el siguiente vídeo a los principales canales de televisión de la capital. Ahora ya nos damos cuenta, o por lo menos podemos deducir, para qué era la reunión de Saldaña (enviado de Aldo Mariátegui) con Lucianita León y Rómulo-hijo hace un par de días, simplemente tratar algún tipo de argucia, triquiñuela o defensa (entiéndase despistar a las masas engañadas) con videíto de entremano frente a todas las pruebas auditivas (que al parecer, para algunos abogados o fiscales, ahora dicen que no tiene mayor peso ante la ley porque fueron conseguidas “ilegalmente”) de esta forma se destapa este clan dedicado a la delincuencia, al engaño y a destazar a este país. La rataza de Rómulo León y sus roedores hijos, Lucianita y Romulito como buenos mafiosos y acostumbrados delincuentes de baja estofa (al modo de los carroñeros tras las excrescencias de los industriales, lobys y “faenones” como lo dice Químper en un audio) sólo buscan limpiarse ante actividades ilícitas evidentes para seguir haciendo lo mismo. Lo peor de todo es que en esta cinta Rómulo amenaza a sus viejos amigos apristas, diciendo que no debieron “presionar” a la justicia y que el presidente se equivocó. Nos imaginamos por qué dice esto este señor (algunos secretos sabrá) que durante el primer gobierno aprista y siendo Ministro de Pesquería se compró un auto jaguar valuado en miles de dólares, cuando el pueblo peruano bordeaba la indigencia, la hambruna y la desesperación. Creemos –y todo el pueblo peruano lo cree- que Rómulo León debe entregarse junto a su hijo Romulito y su amante Ingrid Irribarren (quien como un fantoche ha movido los hilos de la mafia desde México) y que Luciana León debe renunciar de una vez a su inmunidad parlamentaria y someterse a investigación como cualquier ciudadano de a pie, porque después de esto no basta con “renunciar” al secreto bancario o telefónico (vieja receta manipulable cuando se está cercado), es necesario que la presión popular consiga, por alguna vez siquiera, que este caso llegue a buen término, o sea con todos estos señores tras las rejas y pagando por todos los daños a un país que, no solo, necesita de buenos tecnócratas y gobernantes, sino que se hace necesario que se imponga valores como la honestidad y la vocación de servicio hace tiempo sepultada por la mentira y la lumpenpolítica.

¡¡¡¡¡¡¡MELISSA ALFARO VIVE!!!!!!!!



Conocí a la periodista Melissa Alfaro en mis épocas de estudiante, a fines de los ochentas e inicios de los noventas, cuando estudiaba en la “Bausate y Mesa” y tenía que compartir mis horarios yendo a la Universidad “La Cantuta” (en el “burro” de la calle Ayacucho a las 5 y 30 de la mañana) y a la facultad de San Fernando a la vez, no tenía tiempo, literalmente, para nada; no obstante ello, siempre me escapaba para conversar con Melissa y con otros amigos –“conocidos de neón” como dice el poeta- en la esquina de “el chino” que vendía golosinas en el cruce de la calle Río de Janeiro con Costa Rica en la residencial “San Felipe”. Eran tiempos de aprendizaje, de experiencias políticas controversiales y de muchas búsquedas.
Melissa estaba de novia con un joven de aspecto radical, barba y chalina, a quien le llamaban “el chileno” (por su nacionalidad mapocha), un tipo bastante amable y con lenguaje de sociólogo social-cristiano. Muchos amigos se alternaban para el diálogo, por ahí estaban el flaco Aníbal, el chato Tacuri, el cara de niño Abecasis, JJ Herrera (quien purgó cinco años de prisión infame en el Castro Castro, luego recibió amnistía porque era inocente y no tenía nada que ver con el “terrorismo” y salió gracias a la labor del padre Huber Lansier. Hoy padece un extraño síndrome y lo veo cada cierto tiempo).
Cierta aura protegía siempre a Melissa, quien me invitó, alguna vez, para ir a colaborar al diario “Cambio” (diario en la que ella ejercía de Jefa de Informaciones), cuestión que me parecía, en cierta forma, un estigma para mí, porque otros medios radicales y de ultraizquierda también me querían –como a muchos- en sus filas. Muchos partidos políticos radicales (remanentes del UDP, Frenatraca, PUM, IR, PCP-Unidad, Bandera Roja, etc.) en la legalidad e ilegalidad se disputaban uno a uno a los jóvenes con sensibilidad política. La subversión crecía a costa de la inocencia de una juventud sin mayores futuros y muchos no querían mirar detrás de la ventana sino que sentían un llamado, una fuerza que les obligaba a ser partícipes de su tiempo y proceso histórico.
Debatí muchas horas, días interminables, tardes de invierno y verano, noches a punta de emoliente o café con todos ellos en las afueras de “Bausate”, entre los edificios de San Felipe, en el comedor de La Cantuta y en la canchita de la Facultad de San Fernando –muchos eran jovencísimos e incluso menores que yo que tenía 19 años- y no me arrepiento de haberlo hecho. Aprendí de la vehemencia, del amor al prójimo (en algunos casos con cierto grado de perversión), del sentido de solidaridad y, también, de la praxis política y, porque no decirlo (el tiempo se encargaría de ello), de los errores, de los dogmas, de cierta inflexibilidad política, de cierta desesperación por solucionar las cosas ipso facto, de la nulidad de una teoría dialéctica inadecuada para nuestra realidad, de los líderes “totémicos”, etc. Fueron tiempos bastantes agitados. La vida no valía nada o valía poco. Muchos tomaron caminos erráticos y cayeron abatidos por el mismo sistema que querían salvar. La guerra sucia acabaría con la ilusión y aplanaría las mentes de mi generación hasta encontrar una domesticación y un servilismo desesperante. Mientras tanto el neoliberalismo armado, en su versión chicha, ametrallaría todo intento de rebelión. Quizás mi convencimiento en la soledad y mis principios anárquicos –y quizás ciertos designios- me permitieron mantener una independencia que hasta ahora enarbolo, alejado de partidos políticos, de ideologías trasnochadas, de peleas con molinos de viento, de planes de acción monolíticos, de sujeciones insoportables, etc.
“La Bausate” en esas épocas era considerada “escuela roja”, motivo por el cual se respiraba un aire a conspiración, pero, también, un aire medio policial, casi coercitivo. En mi salón estudiaban tres policías, repartidos estratégicamente: uno adelante, uno al medio y otro al final; se hacían los que no se conocían y trataban de mezclarse con el alumnado intentando estar cada uno en grupos diferentes, era relativamente fácil identificarlos, sobre todo si eras acucioso o te planteabas la duda. Aparte de ello el porte militar y el lenguaje marcial que siempre los acompañaba aún en los momentos recreativos era delatorio. En cierta oportunidad una estudiante que era practicante de periodismo para una radio local se encontró dentro del congreso con un policía-alumno que era ¡¡guardaespalda!! de un congresista, luego de este suceso el policía desapareció de la Escuela. Así de complicada estaba la cosa en la escuelita de periodismo de San Felipe donde todos nos conocíamos a la perfección porque sus instalaciones no superaban a una casa de dos pisos y se respiraba un ambiente familiar.
Llevaba un par de cursos con Melissa, si más no recuerdo uno era “Redacción Periodística III” y otro relacionado a la “Ética y Deontología”. En septiembre de 1991 Melissa se matriculó extemporáneamente, motivo por el cual me pidió mis cuadernos y su integración al grupo de trabajo en el que yo estaba para ponerse al día. Incluso el día 9 de octubre de 1991, en la noche (que era el turno para quienes trabajaban o ejercían el periodismo), le di mis apuntes para que sacara fotocopias y así pudiera adelantar los cursos que, debido a su tardía matrícula y a su trabajo en “Cambio”, no había podido normalizar. Al salir me dijo que “mañana, no fallaría por nada del mundo”. Me sonrío y salió antes de que el profesor y escritor Manuel de Priego (hoy fallecido por una metástasis, el congreso de la república logró editarle un trabajo bastante extenso sobre Abraham Valdelomar) acabara la clase. Volteé para responderle el saludo de despedida sin pensar, jamás, que era la última vez que la volvería a ver. El mismo 10 de octubre de 1991, por la tarde, nos enteraríamos por la radio y la televisión de este vil atentado causado, increíblemente, por un sobre-bomba (mandado por el servicio de inteligencia de la marina) contra alguien inocente, una persona amante de la vida, dotada, no solamente, de una inteligencia superior, sino de esa “humanidad” del que muchos intelectuales o periodistas carecen. Por aquella época, unos meses antes, el 15 de marzo de 1991, también recibió un sobre-bomba el abogado Augusto Zúñiga Paz, director de la oficina de asuntos jurídicos de la comisión de derechos humanos del Perú. El artefacto explosivo le amputo un antebrazo. De la misma forma, Ricardo Letts Colmenares, luego de pedir que el congreso hiciera un minuto de silencio a favor de la memoria de Melissa Alfaro Méndez, recibió, como represalia, otro sobre bomba el día 13 de octubre del mismo año, bomba que, afortunadamente, fue desactivada. La modalidad empleada y el tipo de explosivo plástico utilizado en demolición, como se demostró en varios peritajes, correspondería al servicio de inteligencia de la marina del Perú. El estado calló cobardemente en esa oportunidad y sigue callando hasta ahora.
A propósito de todo esto, el domingo pasado (12/10/2008) César Hildebrandt escribió un artículo en “La Primera” donde despotrica contra Jehude Simon (sus razones tendrá, muchas de las cuáles, a mi manera de ver, son irrefutables y merecen un artículo aparte), pero creo que hace mal al querer levantar la idea del “terrorista-Simon” a través de el diario “Cambio”, creo que ya Dante Castro ha explicado, mejor que yo, este asunto del, para mí, pusilánime, cobarde, oportunista y vendepatria, Simon. Incluso “Cambio” ganó legalmente en todas las estancias donde se le acusaba por “apología de terrorismo” y no se le logró encontrar ningún vínculo directo o indirecto con el MRTA, salvo las noticias que aparecían en el mismo diario y que aparecían en otros diarios, no necesariamente, de izquierda.
Bueno, al final se impuso el Estado y Carlos Arrollo, director de “Cambio” (y a quien estuvo dirigido verdaderamente el sobre-bomba que asesinó a Melissa) tuvo que salir del País antes de ser detenido; hoy dirige “Wayra” una revista sobre cultura y literatura. Hace poco unos poetas amigos (Gonzalo Portals y Rubén Quiroz) lo visitaron en Europa, al parecer, sigue impulsando proyectos culturales, pero padece enfermedades propias de la vejez.
Este 10 de octubre se celebró 17 años de la dolorosa partida de Melissa Alfaro, para quien, desde esta humilde tribuna, pido justicia. La Asociación Nacional de Periodistas organizó un magno evento al que asistieron los familiares cercanos de Melissa, amigos como Magali Quiroz (hasta ahora recuerdo su llanto y sus ojos nublados al frente del periódico mural “El Vendaval” donde yo había colocado un poema a la amiga caída, a la compañera solidaria y sonrisa de niña, víctima de una guerra que hasta ahora, y me atrevo a decirlo, no encuentra solución porque las causas originarias no han sido atendidas. El poema salió publicado en la revista “Aedosmil” de los poetas de la desaparecida ANEA) y compañeros de trabajo como el escritor Dante Castro –amigo y colega de Melissa- que, recuerdo, le pudo dedicar el libro “Parte de Combate”, conjunto de cuentos que había ganado el premio “Casa de Las Américas” en Cuba.
Muchos años han pasado ya, y al igual que muchos amigos, inocentes de todo, que partieron en esta guerra intestina, sus memorias necesitan ser reivindicadas (no con procesos fantasiosos y payasescos como la CVR). La justicia necesita hacerse presente (en su forma más pura y democrática) y lavar las lágrimas de todos los que sufrieron ante estas pérdidas irreparables. Los padres, los hermanos, los amigos, el país lo exige.
Solo me queda decir que Melissa Alfaro Vive y vivirá para siempre en nuestras memorias, nunca la vamos a olvidar. Su vida seguirá siendo un ejemplo. Sus reportajes que todavía releo. Sus fotos, especialmente, esa donde aparece rodeada de niños pobres y sin zapatos en un asentamiento humano (lugares a los que le gustaba ir porque ahí se encontraba con el verdadero pueblo que sufría y necesitaba ser escuchado). E incluso el frío ataúd flanqueado por sus compañeros. La triste mortaja. Recuerdo que tuvieron que velarla con el ataúd cerrado porque el sobre-bomba, literalmente, la había destrozado. Las palabras de “el chileno”, aquella tarde, fueron bastante emotivas e incluso logró deslizar una carta dentro del ataúd para que Melissa la “leyera más tarde” cuando estuviera sola, cuando todos nos hayamos ido. Hasta ahora imagino esas palabras. Han pasado 17 años. Dicen que la justicia tarda pero llega. Todavía estamos esperando.

jueves, 16 de octubre de 2008

ALAN GARCÍA Y SUS CORTINAS DE HUMO: encarcelan a Magaly Medina

Alan (enmierdado hasta el occipucio) no sabe qué hacer


Magaly en "Santa Mónica", la mejor cortina de humo ante la corrupción


Foto donde Alan soboneaba a Magaly diciendo que era una "mujer guapa", la correspondencia de esta (por motivos publicitarios) tendría mal paga.


“Todos los caminos conducen a Roma” (dice el proverbio) y todas las denuncias a los apristas facinerosos conducen a Alan García. Qué hacer se preguntan los psicopompos y los promotores de “psicosociales” ante todas estos escandalos de corrupción que embarran en excrementos a este gobierno fascistoide e infame, lo único posible era aplicar la vieja receta, o sea la cortina de humo: fútbol (lástima, para estos señores, que Perú perdió ayer), inventarse otros escandalillos (más circo, estupideces o morbosidades) o meter preso a alguien conocido y desviar la atención. Total, las masas no tienen por qué enterarse de la verdad como se maneja a un país quebrado y cogido del cogote.
Magaly Medina acaba de ser conducida a la carceleta del poder judicial acusada a 5 meses de prisión efectiva por difamar a Paolo Guerrero. La cárcel también alcanza a su productor Ney Guerrero, quien ha sido conducido enmarrocado y acusado a 3 meses de prisión efectiva. Se espera en las próximas horas los traslados respectivos, al penal “Santa Mónica” y al “San Jorge” para reos primarios. Ahora toda la prensa-contenedor adicta a la mierda tiene un buen tubo de escape para dejar de joder a los apristas, ladrones y engañamuchachos que gobiernan para lumpenburguesía parásita y acomodaticia.

Pego la noticia que ha aparecido hace unas horas en el portal de “El Comercio.com.pe”:

ÚLTIMO MINUTO: Magaly Medina fue sentenciada a 5 meses de prisión efectiva e iría a Santa Mónica

Le llegó la hora a Magaly Medina. La popular conductora de televisión Magaly Medina fue sentenciada a cinco meses prisión efectiva por el caso de difamación que le entabló el futbolista Paolo Guerrero.
La lectura de sentencia se hizo esta mañana en el Juzgado Penal 27 de Lima. En estos momentos, Medina es trasladada a la carceleta de Palacio de Justicia para luego ser llevada al penal de mujeres de Chorrillos.
Su productor Ney Guerrero también fue sentenciado, pero solo a tres meses de prisión efectiva.
Como se recuerda, el delantero de la selección peruana y del Hamburgo de Alemania llevó a los tribunales a Medina por haber informado en su revista que él se escapó de la concentración de la selección peruana cuando tenía que jugar un partido importante ante Brasil por las Eliminatorias Sudamericanas.
"Me parece inaudito. Esta es una cortina de humo", declaró Medina a "Radio Capital", donde labora, poco antes de ser trasladada hacia la carceleta de Palacio de Justicia. "Como él (Guerrero) fue el primero en caer ante mis cámaras la Federación (FPF) lo exculpó. Incluso tuvo el privilegio de no apersonarse ante el juzgado. En cambio a mi me rechazaron a todos mis testigos".

"Los jueces nos tienen en sus manos. Si le tienen ojeriza a alguien, hacen lo que quieren", continuó la conductora, con voz resquebrajada. "Yo tengo que ir a la prisión. Mamá por favor, no te preocupes... Yo soy responsable de mis actos, pero espero que a mi madre no le pase nada".
LO QUE DICE SU ABOGADO
El abogado César Pérez confirmó que su patrocinada Magaly Medina será internada en las posteriores horas en el Penal Santa Mónica de Mujeres, luego de ser evaluada en la carceleta de Palacio de Justicia. "Lo que corresponde ahora, según lo establece la norma, es que ellos sean trasladados a la carceleta y allí ser evaluados por una comisión del Instituto Nacional Penitenciario donde evidentemente evaluarán el tipo de personalidad que tienen ambos, su carencia de antecedentes penales, su sometimiento a todo lo que es la administración de justicia para asignar a que penal van", dijo.
En tanto, estimó que el productor Ney Guerrero podría ser trasladado al penal San Jorge.

miércoles, 15 de octubre de 2008

LA CORRUPTÍSIMA LUCIANITA LEÓN





Vía “Útero Tv” encuentro esta investigación que hunde hasta el tuétano a Lucianita León, la protegida de Alan y futura líder del Apra, a su hermano Rómulo y a la modelito Ingrid Yrribarrén (amante de Rómulo-padre, jefe de esta banda delictiva con patrocinio del Apra), quien desde México es la que ha establecido los contactos para que esta mafia familiar haga lo suyo. No está demás apuntar que esta denuncia no me sorprende ni escapa a mi "paranoia". Como dicen, la realidad supera a la ficción. Ahora que las denuncias saltan como pulgas sobre el tapete lo mejor es estar al tanto no vaya a ser que esta Lucianita se nos escape como su “señor” padre.
En el segundo vídeo podemos ver a la congresista con su hermano Rómulo y un periodista de imagen y columnista de “Correo” llamado Mario Saldaña (seguramente enviado por Aldo Mariátegui para ver en qué se puede ayudar) almorzando alegremente y tramando una triquiñuela mediática de profilaxia en el “Simposium” de San Isidro. A la pregunta de los periodistas por los cargos y el lugar del escondite del padre, simplemente callan, al igual que cuando le preguntan por “Clatel”, el gerente o sea Rómulo hijo dice no saber nada. No nos olvidemos que “Clatel” fue una de tantas empresas fantasmas que se crean para hacer negocios con el Estado. En este caso “Clatel” empresa supuestamente dedicada a la importación de los celulares (a través de Yngrid Yrribarren quien como sabemos maneja los contactos en México) fue creada con un capital de 10,200 soles ¿¿¿¿????? Y Lucianita estuvo en la directiva hasta el 2006, poco antes, de entrar como congresista. A esto se suma que el Alcalde de Nuevo Chimbote ha señalado que la congresista y su “señor” padre intercedieron a favor de César Álvarez, presidente regional de Ancash, quien venía siendo cuestionado por su labor deficiente. Aparte, hay otra denuncia sobre ciertos favorecimientos en la construcción del estadio Rosas Pampas en Huaraz de la cual, nuestra Lucianita León, es la madrina.
Ya nos vamos dando cuenta de cómo es la cosa en este país corral de chanchos.

martes, 14 de octubre de 2008

BOXEO: MILITAR NORTEAMERICANO VS. PANAMEÑO TERCERMUNDISTA



Youtubeando (feo verbo) encuentro esta pelea entre un militar norteamericano (quien haciendo alarde de su preparación y adiestramiento desafía a cualquiera que lo pueda enfrentar) y un panameño común y silvestre, de nombre “Bolo”.
Esta pelea -con las debidas distancias y al margen del show mediático y jocoso- me hace recordar a esos intelectualillos de salón que quieren impresionar -con sus verborragias vitriólicas- desde alguna tribuna lumpenburguesa llámese weblog, periódico, revista, etc. (Los paraísos radioactivos de Randolph Hearst).
Por cierto, la tremenda paliza que le propina “Bolo” al norteamericano es una metáfora (¿metonimia, sinécdoque?) aplicable, entre otras disciplinas, al mundo de las letras.
También, en otras palabras, y siendo prosaicos (en relación a), nos podemos imaginar quien (o quienes) puede(n) representar en el mundo de la alicaída literatura peruana a este boxeadorcillo norteamericano, bailarín y fintoso, de movimientos circenses, pero a la hora de los loros un simplón, bocón y bufón.
Corren las apuestas. La mandíbula batiente empieza a mecerse de cada trompada y después de cada remezón, el porfiado cree poder con el “pobre” y “débil” panameño tercermundista, pero sus “creencias” son sólo eso, pura imaginería y “metafísica”. Y pensar que el “adiestramiento” norteamericano nos daba algún tipo de temor. Bravuconadas risibles. Pura finta y nada más. El árbitro tendrá que parar la pelea (porque esa golpiza "no se la han dado ni cuando fue al golfo Pérsico", dice el narrador).
Risas de la platea y, también, del gallinero. El aguatero (o los adláteres) terminarán ventilando con la toalla al caído. Stop. Aprovecho para recomendar a la Wereja, una enana pituitaria, en su personaje “madame piquin” (una imitación, hasta cierto punto grotesca, del teatro de revista de los años veinte) va por canal 10 de las “estrellas mexicanas” a las 2 y30 de la mañana.

lunes, 13 de octubre de 2008

PERÚ: INFORMANDO DESDE EL CHIQUERO



El chancho Del Castillo gruñe su verdad (que nadie cree) y se empecina en decirle a todo el mundo que es un hombre impoluto (nadie recuerda sus estafas con la leche Enci y esos desayunos putrefactos con gorgojos y otras alimañas que repartía en los colegios pobres de Lima cuando fungía de Alcalde) y tararea que se va con las “manos limpias” al igual que los otros ministros-jarjachas que conforman su piara, aun cuando los audios de su amigo y viejo correligionario León Alegría (su padre fue fundador de esa boñiga llamada Apra) lo comprometan tangencialmente y lo señalen como el principal mediador con la máxima autoridad del chiquero perulandia.
El chancho Alan García (otrora genocida acusado de corrupción y apropiación ilícita, cargos que, para su bien, dicen que han “expirado”) clama por justicia divina: “generación de víboras, sepulcros blanqueados, se oirá en el infierno el rechinar de sus dientes” ¿¿¿¿¿????, y lame con lengua de trapo la miseria humana y los fecalitos diarreicos que excreta su amigo y viejo escudero Del Castillo, para quien estaba preservando la futura candidatura presidencial, ahora se tendrá que dar un baño con hipoclorito de sodio (elemento para lavar baños) y ácido muriático si quiere salir de esta.

El verdugo cardenalicio Juan Luis Cipriani (animal de corral y áspid del Génesis) gruñe contra el chuponeo (recordemos que él introdujo, en una biblia, los micrófonos en la embajada de Japón durante la toma ejecutada por el MRTA que acabó con rendidos ultimados y con Fujimori pisoteando cadáveres y dando vivas a una operación que, juntamente a la matanza de "La Cantuta" y de "Barrios Altos", nos colocó como uno de los pueblos más bárbaros de la tierra) y dice que “nadie debe jugar a ser dios escuchando conversaciones privadas”, y en el colmo de la ridiculez y la fanfarronería se muestra como víctima: “Recuerdo en los años antiguos cómo mi teléfono era objeto frecuente no sé si de intento o de chuponeo, luego cuando decías algo te explicaban que no, que estos mecanismos eran antiguos, que no se podía, que tenía un delirio de persecución…” (con un cardenal endemoniado es mejor declararse ateo inmediatamente o por lo menos anticatólico).

De otro lado, una serie de renuncias (y negaciones escatológicas) en efecto dominó afectan al Estado-chiquero, unos lo hacen de mala gana (César Gutiérrez, homónimo del novelista y presidente de Petroperú; y la ministra Mercedes Aráoz no quieren irse, dicen que todavía hay cosas por hacer y papeles por firmar; de seguro más corrupción y engaños esperan ser develados y, al parecer, quieren protegerse). Mi pregunta es: ¿acaso una renuncia a un cargo es suficiente para pagar por algún crimen, robo o acto delincuencial? Y ¿cuál es el verdadero trato que se le debe dar a estos señores? (Hemos visto por tv., cómo Químper, que se las sabe todas, fue a “protegerse” a una clínica privada, aduciendo que se le había “subido” la presión; hemos visto, y seguimos viendo, cómo la policía lo trata con respeto –y hasta con miedo- y no le pone los grilletes respectivos. Incluso, Químper, sintiéndose con cierta autoridad carajea y arrea a los periodistas y se hace el ofendido; él sabe perfectamente que sus influencias llegan muy arriba, por algo ha sido abogado –y es amigo- personal de Alan García cuando se le acusaba de todas las barbaridades y atrocidades que cometió en su primer gobierno).
De yapa –y como lo quieren algunos- las huestes del PCP-SL vuelven a la carga volando un comboy militar en Huancavelica (16 muertos dicen las noticias, pobladores hablan de un mayor número de cadáveres y de columnas que sobrepasan las 500 personas). El gobierno se lava las manos diciendo que la zona no pertenece a la VRAE y que eso le compete al gobierno regional. El peloteo continúa. Nadie puede dar mayores explicaciones y ,es que, como se sabe, el hambre, la miseria y el olvido son el principal caldo de cultivo para la subversión, la protesta y la insurgencia popular (o están esperando otro Ilave).

Yehude Simons, el otrora líder de “Patria Libre” (antiguo organismo de fachada de los emerratas) y encontrado, alguna vez, en situación incómoda con la cantante arribista (ver entrevista con Marco Aurelio Denegri y revisar noticias de hace unos años) Fabiola de la Cuba (cuestión que nunca negó e incluso se habló de un hotelucho donde pasaron la noche en uno de sus arrumacos, etc.). Y es que en lo político la moral es lo de menos, quizás lo que cuenta más es la ambición y serle fiel (“lealtad” le llaman a eso) a los que te ponen en el cargo, el pueblo es el elemento menos interesante y el menos importante, también. Y es que el corral de chanchos, el chiquero sólo necesita de cerdos y de basura, ergo todo toma su “curso natural”. El cerdo más grande necesita comer más y se abre paso a mordiscos y gruñidos. Los lechones comerán lo que su estómago se lo permita.

Finalmente, la “post modernidad” (con todas sus pestes) ha llegado al Perú, señores: la democracia, con arcoiris y todo, brilla en nuestros cielos, nuestra economía desbordada como una cornucopia se derrama en monedas de oro. Las inversiones llegan a millones de euros y dólares que hay que recoger del piso con palas mecánicas. El chorreo es una realidad. No hay huelgas. No hay paros. Los jubilados por fin son escuchados. Los derechos de los trabajadores son respetados. La transparencia de nuestros gobernantes transmutados en arcángeles nos hace pensar en el paraíso, en el Shangri-la. El Perú ha entrado en la faja mecánica del desarrollo. El Perú será en unos años –y como dicen los apristas- “segundo mundo". El Perú -como dice el eslogan del año pasado- es “SUPER” ¿¿¿¿????. El Perú avanza, hermanos…pero al matadero.

Jalo la palanca.

PD: Encima (y para los enajenados futboleros) Bolivia golea a Perú 3-0 y no hay forma de levantar alguna cortina de humo para que il popolo no vea cómo este sistema se va a la mierda. Vuelvo a jalar la palanca: Alan García, Del Catillo, Garrido Lecca, Giampetri, etc… todavía siguen ahí.

Arriba: foto de camal donde se "benefician" estos lindos animalitos luego de ser "bien" alimentados.

viernes, 10 de octubre de 2008

DON HIJOTE (o los hijos del desorden) I



El llanto fingido (y recomendado por los “compañeros”) de Luciana León en el voto de censura a su propio padre (que por cierto huyó como una rata dando el verdadero “ejemplo” de lo que hay que hacer cuando las cosas van mal o cuando se es descubierto en plena fechoría) me ha hecho reflexionar en torno a todos estos “señores”, “señoras”, “jóvenes” o “señoritas”, cuyos “ilustres” padres han ostentado u ostentan algún cargo político o algún tipo de poder económico, político, religioso o militar. Acaso estos especimenes no serían nada ni nadie sino tuvieran al progenitor al lado, quien vela y moldea como si fuera arcilla la vida y obra de estos –para mí- pobres diablos. Me pregunto si Luciana León -de CI bastante discreto y poca capacidad de razonamiento con lo cual a las justas puede explicar sus conceptos aniñados o preadolescentes como esa ley mal presentada sobre el rock, o sus discursillos por lo cual, hace poco, alumnos de los primeros ciclos la agarraron a tomatazos en San Marcos- hubiera sido congresista si su padre fuera un humilde profesor de primaria, un taxista o un comerciante de abarrotes (no olvidemos que Alan García es su padrino de bautizo lo que le hace compadre del ahora prófugo y vulgar caco para el cual sus compañeros, haciéndose los correctos, reclaman cárcel). Lo mismo pasa con Keiko Fujimori (la congresista más votada en las últimas elecciones e hija de uno de los personajes más corruptos y siniestros que ha tenido este país corral-de-chanchos. Obviamente no voy a hablar de Kenji, otro energúmeno, cuya vida es un caso patológico, y no les quiero malograr el día) quien incluso ahora tiene intenciones presidenciales, no para servir a esta nación sino para servirse de él y liberar al déspota de su padre (lo viene diciendo muy a menudo) y dejar impune todas las acusaciones (asesinatos, hurtos, malversación de fondos, etc.,) que sobre él pesan. Me pregunto, también, y por asociación, si Vanesa Saba hubiera sido nombrada rostro de canal 7, televisión estatal, si su padre, Daniel Saba, ahora presidente de Perúpetro, no tuviera los contactos precisos con los politiqueros apristas (pienso en las mujeres humildes y mejor preparadas que son dejadas de lado debido a las malas influencias, los tarjetazos y el jodido nepotismo). Y qué opinan del hijito de Del Castillo, quien quiere ser broadcaster y tiene pretensiones políticas (ya vimos el escandalete en canal 11 con beneficios publicitarios gobiernistas valorizados en miles de dólares, acallados oportunamente; y sus balbuceos ante Jaime Bayli, otro payaso de la burguesía parasitaria); escuchándolo hablar nos damos cuenta que es un fronterizo enternado, un cretino (en el sentido psicológico) y mediocre que a las justas puede desarrollar alguna idea para lo cual, sus asesores, le han escrito el guión; guión que, por cierto, ni siquiera entiende. Y qué del hijo de Ezquiel Ataucusi, congresista acusado de corrupción (e incluso de asesinato y violación) y vendido al destajo a Fujimori, quien ridículamente se burlaba del diezmo de su organización político religiosa corriendo tabla hawaiana en Naplo (recordemos que en Naplo no hay olas, al menos de una altura apreciable para este deporte). De igual manera, nos preguntamos si Alvarito Vargas Llosa sería el que es (aunque siendo justos es un pobre diablo) si no tuviera de padre a Marito. Y qué de Moisés Wolfenson Wolloch (para no mencionar a Alex), Congresista, hijo del millonario Azi Wolfenson (inventor de esa empresa fantasma con la que estafó a medio mundo: "Montecristo Editores"), que llegó a ser congresista gracias a las influencias de papito, y puso a sus periódicos y rotativas al servicio de la delincuencia y los psicosociales que ayudaba a crear cortinas de humo y opinión favorable cuando los mandamases saqueaban el país (escupo sobre él). En fin, el o los ejemplos para este artículo son demasiados; aún en casos donde el hijo no hizo lo que el padre quería me doy cuenta que para estos señores siempre las puertas están abiertas, sea lo que sea que hagan, así sea estupideces u opten por caminos no previstos, al menos para los progenitores. El caso del hijo de Felipe Osterling es memorable, ya que él viejo político reaccionario y hombre fuerte de la derecha cavernaria no podía soportar que su vástago fuera un vulgar “cocinero”, se supone que un “Osterling” estaba llamado para ser un político de cuño (leer entrevistas) y que por ningún motivo el viejo patriarca del PPC (o AP, en verdad ya no importa, total son de la misma calaña y en la práctica no existen) había pensado en que el hijo le saldría fritangero, pizzero o humitero, cuyo futuro estaría entre ollas, sartenes, tenedores y oliendo a cebolla, y no entre “gente importante”, parlamentos y debates. Luego de tantas discusiones el hijo fue enviado a Miami para hacer carrera allá y fundar su restaurante de lujo (ah, claro, así tenía que ser). Salvando las distancias, recuerdo hace un par de años cuando el jugador de fútbol, Julio César Uribe quería meter por los palos de choliwood a su hijo, quien “erráticamente” –y con poco talento- había decidido ser “cantante” y no deportista como esperaba papiriqui; fue patético verlo aullar en un programa de Magali Tv., o en noticieros y programas de concursos que no sabían cómo silenciar los gallos, gritos y terribles falsetes de este desentonado cantorcillo que al modo Milli Vanilli, había logrado grabar un disco ¡¡¡¡¡?????. Y qué decir de las rabietas y los exabruptos del homófobo Augusto Ferrando al enterarse (y no aceptar ni siquiera ante su lecho de moribundo) que uno de sus hijos podía ser gay o travesti. Cosas y casos de la vida diaria.
Lo que estoy queriendo decir, es que muchos de estos hijitos de papá han hecho carrera guiados de la mano por sus progenitores. Ellos les han enseñado lo que tenían y lo que no tenían que hacer. Ellos le abrieron las puertas del “triunfo” o la estabilidad que ahora gozan. Ellos los moldearon y los guiaron en el camino del señor, y, en muchos casos, torcieron o enderezaron el destino de sus propios hijos. Me pregunto si no hay algún tipo de responsabilidad en el que enseña a robar o a mentir; en el que, con su propio ejemplo, señala el camino de la delincuencia y se burla de lo que llaman “democracia”. El hijo o el padre. El padre o el hijo. Las relaciones sanguíneas no son motivo para acusación alguna, pero seríamos tan ilusos si ni siquiera podríamos sospechar o dudar; o poner en tela de juicio estas relaciones parentales con olor hediondo a complicidad, sobre todo cuando el país (y el futuro de miles de jóvenes de a pie) está de por medio.

¿Cuál es el camino a seguir? ¿Por los frutos los conoceréis?
Si el pobre diablo de Rómulo León Alegría huye de la justicia en vez de ponerse a derecho, lo que le está diciendo a Luciana es que, por lo menos, haga lo mismo ( no solo huir, sino también delinquir).
Me pregunto, quizás tardíamente, de dónde salió el dinero para financiar la campaña de Lucianita. No será el dinero producto de lobbys y corrupción (¿dólares Muc?), quizá del primer periodo aprista donde las cosas estuvieron peor o igual a como están hoy en día (conste que en ese tiempo no había chuponeo o videítos). Acaso ella no fue puesta en un número aceptable y cercano a los que el partido asegura, de alguna forma, su elección congresal. Alan García, amigo íntimo de Rómulo acaso no habla flores de Lucianita y la protege de sobremanera, incluso ha llegado a decir que ella es la sangre joven del apra, la que heredará la batuta del “histórico” partido de Alfonso Ugarte. En unos años (o quizás meses) nos enteraremos de lo que pueden hacer las influencias personales de un genocida y un vulgar delincuente en una joven congresista que a esta hora (e imagino luego de hablar con su padre por teléfono y seguir a pie firme los consejos) sabe perfectamente lo que es la política: pura finta y fonomímica para hacerle creer al pueblo que los derechos se respetan (y que estamos "creciendo" ¿¿¿????) y que al que delinque…se le deja libre de polvo y paja en alguna isla paradisíaca del caribe.

(continuará)