BLOG DE

martes, 29 de mayo de 2012

PRESENTACIÓN DE "SI MI AMOR FUERA COMETA" DE MAX PALACIOS



PRESENTACIÓN DE LIBRO


Si mi amor fuera cometa (Editorial Arsam, 2012)

Miércoles 6 de junio de 20012

7 p.m.

Jazz Zone de Miraflores

(Av. La Paz 646, Pasaje El Suche)
 
 
.

viernes, 25 de mayo de 2012

SOBRE UN FILM TURCO: “EL VALLE DE LOS LOBOS”



El común denominador de las películas de Hollywood –sobre todo en lo que a películas de acción se trata– es el típico triunfalismo norteamericano rodeado de una aureola de salvadores del mundo y purpurados con la idea de que ellos son “el pueblo elegido porque dios así lo determinó”. Por lo tanto, y por lo que el devenir del “in god we trust” dictamina, los malos serán los “pueblos terroristas” (como antes lo fueron los indios apaches, siouxs, cheyenes, etc., que se oponían al avance de la “civilización”) o los países que no concuerdan con sus ideas y/o que son incluídos dentro de lo que ellos llaman el “eje del mal” y a los cuales se les inventa bombas nucleares o bacteriológicas o que protegen a seres peligrosos o “doctores cerebros” que quieren hacer estallar al mundo en mil pedazos.
Hay también un condimento especial dentro de estas películas en mostrar siempre a la bandera del imperio, las barras y las estrellas flameando en algún lugar con aquella musiquita de marcha triunfal, meme de la música nacionalista o patriotera al estilo de los países pre-caída del Muro y que, como sabemos, es política de estado (anatema del imperialismo y su recua “pensante” en su fase de descomposición), y cuya regalía va a devengar en una reducción de impuestos y ciertas facilidades para seguir produciendo películas donde el miedo, la coerción y la demostración de fuerza y armas sofisticadas son el principal mensaje (de ejemplo, pueden ver la última película Battleship donde los “gloriosos” marines han prestado sus barcos así como la fenilcetonúrica Riahnna ha prestado la imagen de que “el artista también sirve a su armada” e incluso el patético cuadro de ancianos enlistados por la coyuntura y que son la “gran reserva” de un proctoimperio que es capaz de enfrentar a una fuerza extraterrestre hasta con destructores de la Segunda Guerra Mundial. Bah).
Curiosamente, ha aparecido un nuevo cine ejecutado y llevado de la mano por productores que no concuerdan con esta verdad impuesta desde las oficinas de la Cia y endosada con cheques al portador a los estudios de Hollywood. Turquía, un “país aspirante” no incluido en la CEE, tiene un cine muy particular, muy cercano al mercado de “Bollywood”, quizá no muy dotado técnicamente ni con actores maestros de la “gimnasia facial” o con algún “atrezzo” (utilería) a la altura de las películas contemporáneas, pero con  una clara conciencia de lo que viene ocurriendo en los países árabes; un ejemplo de esto es “El Valle de los Lobos” de Serdar Akar y Sadullah Senturk donde, en efecto, los malos son los americanos que han llegado a Irak a robarse el petróleo, asesinar a niños, mujeres y ancianos y traficar con órganos humanos para suplir  la demanda de millonarios enfermos o amantes de la eterna juventud a costa de otros (el recambio de piezas sería el último Santo Grial en búsqueda de la eterna juventud). Lo que da a entender que el interés en el medio oriente no es solo por el petróleo (o “el excremento del diablo” como lo llaman por ahí) o la geopolítica (bases militares, escudo de misiles o antimisiles, zonas para pruebas atómicas, campos de concentración con intereses biológicos  u otros) sino que habría intenciones subsidiarias de la misma coerción militar.
Ante una sociedad dividida en kurdos, árabes, islámicos, suníes, chiítas, etc., los estadounidenses buscan el choque de masas y la enfrentación cruzada que haga necesario un arbitraje (en el cine y en la realidad), por algo ellos son los elegidos por la divina providencia para traer el más preciado don de occidente: la democracia; y la religión más perfecta del malvado Jacob, profetas y adláteres: el cristianismo. Y de esta forma acabar con el “pecado”, o sea pueblos tribulantes con sociedades imperfectas y sin futuro, que no saben qué hacer con sus recursos naturales, que adoran al dios equivocado y que no califican para llamarse “seres humanos”. Por ello, la película muestra a los opresores aventándoles bolsas de comida y mostrando al líder rezando ante un crucifijo agradeciéndole por ser “los elegidos”.
De esta forma el pueblo usurpador americano es mostrado en su verdadera dimensión cuando irrumpen en un matrimonio árabe y esperan el repiqueteo y disparos al aire (común en los matrimonios beduinos) para inculparlos de “terroristas” y masacrar a todos los invitados, los sobrevivientes son llevados en camiones portatropas a una clínica donde los médicos americanos les extraen los órganos y los envían a diferentes partes del mundo.
Ante este hecho un cuerpo de élite turco al mando de Polat Alemdar (personaje interpretado por el actor Necati Sasmaz) y al más puro estilo de las películas de acción intenta vengar estas vejaciones que incluyen un atropello a una base militar turca en el Kurdistán iraquí donde 11 soldados fueron humillados y sacados de sus puestos con las cabezas cubiertas por sacos de yute, acusados de ser posibles “terroristas”. En la trama se muestra incluso el por qué de los hombres-bomba cuando la familia de un musulmán es ejecutada a sangre fría y el único sobreviviente no encuentra mayor interés en una vida terrena donde la miseria, el dolor y la soledad le tengan que acompañar hasta el último momento de sus días. Como hombre-bomba se ofrece a Alá quien le dará felicidad y vida eterna. La explicación que da uno de los Sheiks (líder religioso) para que no se acometa el atentado solo explica una parte de lo que en occidente conocemos como “terrorismo,” pero no el de casos de seres no captados por la guerrilla o grupos beligerantes que al perderlo todo solo les queda Alá, el que vengará a todos los infieles, lo cual se convierte en una ofrenda. Al final, el líder de los norteamericanos opresores Sam William Marshall (Billy Zane) es muerto por  el turco Polat Alemdar, quien le clava una daga milenaria en el pecho, símbolo de la venganza de un pueblo oprimido y doblegado bajo la bota y el fusil del tirano.
Si bien “El Valle de los Lobos” no es una película de culto, ni cumple las expectativas del cine de autor (en estos últimos tiempos muy llevados a la egolatría y a la exhibición de efectos especiales), nos lleva a la reflexión y a la hermenéutica del por qué una película americana que trata el tema bélico parece ficción y por qué una película turca parece un documental.

lunes, 21 de mayo de 2012

LA POESÍA ES MASTURBACIÓN


           


La poesía 'es' masturbación al igual que la pintura, la política, el psicoanálisis, la religión, la moda, los fetiches, etc., etc...; por eso Marx dejó la poesía y se hizo político [del masturbado logos poético al impon(t)ente logos politicus], Hitler abandonó la pintura y se convirtió en el líder de los nazis, (afianzó su masturbación tanática y se olvidó de los colores del kindergarten), Freud se hizo cocainómano dándole martillazos al ladrillo de su ego (afianzó y ahondó en su complejo proctológico) y muchos purpurados ‘incorrectos’ (como los Borgia o Cipriani, para no ir muy lejos) escalaron el papado o se hicieron sacerdotes sin mayores remilgos para pontificar con pies de barro y rabo de paja y hacer de los excesos (la pederastia, la doble vida, los falsos valores, etc.), la mayor de sus virtudes. Mientras tanto (y mientras los "artistas" se miran al ombligo o más abajo), la poesía no dejó de ser masturbación y siempre ha requerido de tacto y constancia, un cerrar de ojos y la imaginación predilecta, un hundirse en los subterráneos del yo, en la aguas servidas de las palabras que hieden o huelen a rosas según las uses en el contexto adecuado.
Solo así se puede alcanzar la ataraxia o el orgasmo.


.

martes, 15 de mayo de 2012

FALLECIÓ CARLOS FUENTES (1928-2012)




Carlos Fuentes no nació en México sino en Panamá, una de sus novelas, “Gringo Viejo” que trata sobre el periodista y escritor Ambrose Bierce, fue llevada al cine por Jane Fonda. Su narrativa se inició con la colección de cuentos Los días enmascarados, pero su estilo personal se vio en La Región Transparente y la clásica: La muerte de Artemio Cruz, donde asimila técnicas modernas, como la alternancia de narradores, los diferentes niveles de escritura y el monólogo interior. Asimismo, Fuentes ganó casi todos los premios literarios, excepto el Premio Nobel: Biblioteca Breve (España, 1967), Rómulo Gallegos (Venezuela, 1974), Xavier Villaurrutia (México, 1975), Alfonso Reyes (México, 1979), Premio Nacional de Literatura (México, 1984), Cervantes (España, 1987) y Príncipe de Asturias de las Letras (España, 1994).

En definitiva, Fuentes fue uno de los grandes actores de la narrativa latinoamericana del siglo XX, junto a Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar o su gran amigo, Gabriel García Márquez.

Aquí la noticia de CNN:

(CNNMéxico) — El escritor mexicano Carlos Fuentes falleció este martes a los 83 años en un hospital de la Ciudad de México.



"Perder a Carlos Fuentes es perder parte de la historia de México, parte de su historia literaria, es perder a uno de los grandes hombres de la patria de la Ñ. Estoy segura que la república de las letras está sacudida", dijo a CNNMéxico Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).



El médico de Fuentes, Arturo Ballesteros, explicó en entrevista radiofónica con el periodista Jacobo Zabludovzky que el fallecimiento se debió a una hemorragia masiva provocada “tal vez” por tomar una aspirina o por una úlcera.



El escritor se encontraba esta madrugada en su casa en la colonia San Jerónimo, al sur del a Ciudad de México cuando su esposa notó que no se sentía bien alrededor de las 5:00 horas (local). Un médico acudió al domicilio pero Fuentes ya había entrado en shock, explicó Ballesteros. Más tarde fue traslado al hospital donde falleció.



Fuentes nació en Panamá en 1928. Por el trabajo de su padre, un diplomático mexicano, los primeros 16 años de su vida vivió en Suiza, Estados Unidos, Ecuador, Uruguay, Brasil, Chile y Argentina.



Carlos Fuentes pasaba los veranos en la Ciudad de México, estudiando para no perder el idioma y para aprender la historia de su país. En 1944, regresó de manera definitiva a México para estudiar en el Centro Universitario México.



Fuentes tuvo tres hijos: Cecilia, con la actriz Rita Macedo, y Carlos y Natasha, con la periodista Silvia Lemus. Carlos falleció en 1999 a los 25 años en un hotel de Puerto Vallarta, Jalisco, a causa de un infarto pulmonar. El joven había sufrido otros males derivados de la hemofilia que padecía; en el 2005, murió Natasha, de 30 años. Su cuerpo fue encontrado en una vecindad en la Ciudad de México.



Al conocer la noticia, el escritor y su esposa regresaron a México desde Londres, donde residían.



Literatura y cine, sus pasiones





El escritor inició su vida literaria en 1955 cuando junto con Emmanuel Carvallo y el escritor Octavio Paz fundó la Revista Mexicana de Literatura y solo unos años después comenzó a escribir, lo que lo convirtió en una de las figuras del llamado boom de la novela latinoamericana: en 1959 publicó su primera novela, La región más transparente; en 1961 publicó Aura, y en 1962 escribió La Muerte de Artemio Cruz.



Se graduó de la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tomó cursos de economía en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra.



Durante varios años, se habló de la posibilidad de que Fuentes ganara el Premio Nobel de Literatura, aunque nunca recibió tal galardón. No obstante, fue laureado con los premios Rómulo Gallegos en 1977, el Cervantes en 1987, el premio Príncipe de Asturias en 1994 y la Gran Cruz de la Orden de Isabel La Católica en el 2009.



En el 2008, el español Juan Goytisolo dijo que Fuentes y Gabriel García Márquez ayudarían a entroncar “de nuevo la literatura española con la modernidad" después de considerar que España le dio la espalda a la cultura universal durante siglos.



“La muerte de Carlos Fuentes deja un vacío literario e intelectual para México y para todos los que hablamos español”, dijo en entrevista la directora de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, Nubia Macías.



“Fue un gran amigo de la Feria y un gran colaborador que siempre nos apoyaba para traer a los mejores escritores del mundo a Guadalajara”, agregó Macías.



El diario El País publicó este lunes una entrevista en la que el escritor cuenta que estaba por comenzar a escribir un libro titulado El baile del centenario, el último de una trilogía sobre la Edad Romántica de México, que va de 1910 a 1920. Tenía listos varios capítulos, notas y personajes.



Una de las últimas actividades públicas del autor de Aura fue su asistencia el pasado 1 de mayo a la Feria del Libro de Buenos Aires. Ahí presentó el ensayo La gran novela latinoamericana (2011) y el libro de cuentos Carolina Grau (2010).



Fuentes incursionó también en otra de sus pasiones, el cine. Escribió guiones para varias películas, como Las dos Elenas, cortometraje basado en su cuento homónimo y dirigido en 1964 por José Luis Ibáñez. Junto con Gabriel García Márquez trabajo en los textos de las cintas El gallo de oro (1964), Tiempo de morir (1966); y la adaptación de la obra de Juan Rufo, Pedro Páramo (1967).



Para teatro escribió Todos los gatos son pardos, El tuerto es rey, Los reinos originarios y escribió el libreto para la ópera: Santa Anna, sobre el político y militar mexicano del compositor cubano José María Vitier.





Fuentes, el crítico del poder



Fuentes fue un personaje cercano al poder. En la década de 1970, la izquierda mexicana criticó que aceptara el nombramiento como embajador de Francia, así como su cercanía con el presidente Luis Echeverría.



Hace más de una década, Fuentes generó polémica en el gobierno mexicano con su novela corta Aura. Durante el gobierno del presidente Vicente Fox, el entonces secretario del Trabajo, Carlos Abascal —quien falleció en el 2008— reprobó que en el plan de estudios de la escuela secundaria de su hija se incluyera la lectura de la obra de Carlos Fuentes, por el lado erótico de la obra.



Abascal, del Partido Acción Nacional (PAN), consideró que algunos pasajes de la novela no eran aptos para jóvenes de esa edad; en particular, el funcionario mencionó una escena donde el joven historiador y Aura tienen relaciones sexuales, en la cual Fuentes hace alusión a la imagen de un Cristo negro que cuelga en la habitación.



Fuentes también ejerció de analista político, crítico permanente del poder y un observador de la realidad.



Fuentes, un articulista habitual, publicó este martes un texto de opinión en el diario Reforma titulado Vive el socialismo. Pero…. En él analiza la llegada a la presidencia de Francia de Francois Hollande.



“Silencio, Carlos Fuentes se fue”



Amigos del escritor, políticos y personajes de la vida cultural del país reaccionaron tras la muerte del escritor.



La cantante Chavela Vargas escribió en la red social: “Silencio, por favor, mi gran amigo Carlos Fuentes, se fue”.



Más tarde Vargas posteó una fotografía en sepia donde se le observa a ella y a Fuentes conversando y tomando una copa de vino. La acompañó con otro mensaje cariñoso para el escritor: “Uno a uno, mis amigos se van y yo aquí sigo esperando... Hasta siempre #CarlosFuentes”.



El escritor peruano Mario Vargas Llosa también recordó su amistad con Fuentes.



“Lo conocí hace 50 años y fuimos amigos todo este tiempo sin que nada, nunca, empobreciera esa amistad”, afirmó Vargas Llosa en un comunicado.


viernes, 11 de mayo de 2012

SOBRE "EL ESTEREOSCOPIO 500", ENVÍO DE RAFAEL INOCENTE



Hace un tiempo se presentó El Estereoscopio 500, un texto polivalente cuya estructura y lenguaje se apoya en las psicopatías. Aquella noche de la presentación en la Feria del Libro, Rafael Inocente leyó el siguiente texto, lo comparto con ustedes:


Una pesadilla bio-social: Crónico Ido

Buenas tardes. Si un sabor me ha quedado en la boca después de leer Estereoscopio 500 ese es el de la amargura, el desencanto vital y el dolor en que puede convertirse la existencia del ser humano alienado, prisionero en un asilo psiquiátrico o como he preferido verlo yo, un zoológico infecto repleto de edificios y carros viejos y chóferes enloquecidos que manejan borrachos y matan impunemente. Todo el aparato retórico, el lenguaje y la técnica literaria de la que hace gala Rodolfo Ybarra en este libro, palidecen frente al drama humano del protagonista de este híbrido llamado Estereoscopio 500. En este ejercicio poético, monumental por sí mismo y por el talento que despliega Ybarra en su hechura, la celebración de la vida es lo que menos se respira. Hay un lugar común cuando uno pretende descubrir la relación entre literatura y locura: el poeta es siempre visto como más o menos loco y el loco siempre un poco poeta. Quienes hemos tocado de cerca la locura, nos preguntamos si en medio del terrible sufrimiento físico de los manicomios, hay un loco capaz de componer una obra literaria.

Esta es la historia de un loco encerrado en un frenopático, un loco sublevado contra la realidad que no sólo no recibe visitas, si no que no las acepta, porque tiene muchas personas en su cabeza que discuten y se embrollan, que prácticamente le bastan para soportar su soledad, un loco cuya tristeza vitaminizada por la soledad, pugna por salir a flote aunque sea por medio de un diario cuyas páginas, teñidas de dolor, muerte, sufrimiento, desolación e infelicidad perpetuas, hacen de él un crónico ido, como él se autodenomina, es decir un sujeto permanentemente ausente, abstraído, alienado, delirante, insano y extranjero en su propio cuerpo, en su familia, su medio social, en su propio país (Abdica de tu país, oprimido u opresor. Firma el acta por la cual cedes el noventa y nueve por ciento de tu cuerpo y te reservas un tenue ojo para aprehender lo que está silenciado….), pero un loco que tiene una verdad que enrostrarnos sin asco, una verdad invertida, negativa de nuestro lenguaje de la razón, un loco que la ciencia (sic) médica biologiza y por tanto medicaliza y que ya no da miedo ni asusta, si no que solamente exige ser curado y tratado con drogas todavía en prueba.

Crónico Ido, nombre y apellido del protagonista de esta saga de dolor y amargura, es un loco terriblemente lúcido. Pero como quiera que esta lucidez no afinca en la realidad, no le conduce a la acción, si no al nihilismo y el agnosticismo (los paganos no entienden la felicidad del que se hace pagano, los creyentes de siempre tampoco entienden al converso, pero qué hay de los que se quedan en mitad del camino, qué de los que cruzando el río se detienen en mitad del puente para observar estas dos orillas que se reflejan en sus costados, qué de los que se han quedado suspendidos entre dos tierras, entre dos aguas o entre dos aires. Simplemente la nada, el vacío del éter, la memoria en blanco como un papel bond) y en caso extremo, a la autoagresión consciente (Había una vez un ser que se arañaba el rostro…se mordía los dedos frenéticamente… este ataque a sí mismo representaba una antigua venganza sobre su niñez autista, sobre su silenciosa existencia de larva intestinal que se niega a la purga. Ahí radicaba todo el meollo de su demencia).

Crónico Ido es un loco penetrante que detesta a los médicos, les engaña y les birla los medicamentos, porque quiere escapar del manicomio y de las pepas, pero en esta metáfora de Ybarra, sospecho que el frenopático no tiene paredes ni rejas, por tanto resulta inútil escapar, y es más bien una sociedad enferma la que aprisiona al lúcido (los fósforos son humanos con cabeza de fuego, seres mitológicos capaces del embrujo, generalmente habitan un lugar cerrado llamado caja, caja de fósforos, cuartos de torturas…y podemos afirmar categóricamente que ésta es una necrópolis, una ciudad muerta con gente muerta y aburrida de su destino, gente aburrida de aburrirse, una ciudad muerta con cadáveres descompuestos y descubriéndose a sí mismos); este loco lúcido es conducido lenta e inexorablemente a la soledad y el autoexilio, el aburrimiento y la blasfemia e incluso a la autoagresión física, como expresión de su rechazo a una realidad abyecta que él en algún momento quiere atribuir a antepasados infames (Amanecer con los días contados, con el rostro contrahecho y las ganas de seguir durmiendo por el resto de tiempo que nos queda. Amanecer con el día partido en dos por el hacha del desgano y la falta de iridiscencia u objetivos…).

Pero, este loco, cautivo y soliloquiante, ¿es acaso expresión individual, biológica netamente?¿o es el reflejo en la existencia individual, pero también social, de un malestar antiguo, de las condiciones de vida en medio de la crisis de todo en la era del festín capitalista? Más allá de la musicalidad —pero una musicalidad barroca y oscura— y el ritmo presentes en Estereoscopio 500, afirmo que es imposible leer este libro de un tirón. Hay tanto dolor, tanta rabia, frustración y angustia, pero además un pesimismo lúcido tan insoportable que apenas se puede avanzar con el texto jadeando, por tramos, trabajosamente superados, porque la sensación de sequedad en la boca y el vacío del sinsentido de la vida de Crónico Ido, resultan insoportables.

Ybarra no es un poeta social ni un poeta puro, esa vieja e inútil dicotomía que a poco conduce. Transita con la misma fluidez del hermetismo más cerrado (Polidipsia de sangre fosforescente. Nosofobia de enfermedades inexistentes o triscaidecafobia de los trece microbios sembrados) a la oratoria más clásica, con un lenguaje preñado de escatología e impudicia: Hoy he defecado y la caca no ha salido redonda, ni cuadrada, ni rectángula, me preocupa su forma pentagonal con cinco aristas que destellan burbujas… Mis excrementos aquí embarrados en la página, cual lienzo copróleo, infestado por mis residuos malignos configuran un hombre fecalito, irreconocible, insignificante… Mi desgracia es la desgracia de todos. Pertenezco a los millones que caminan vendados, rumbo a su final. Y sin embargo, nadie se reconoce en mí. Soy espejo que refleja su nada. Soy el vacío que espera ser llenado como recipiente de líquidos mitológicos u orines…Oh dios, que todo lo soportas porque no existes o yaces muerto creciendo en el pecho de los recuerdos…toma de mí estas vísceras machacadas, estos huesos convertidos en glutamato de sodio, estos cabellos achicharrados, esta lengua sacada de cuajo que osa contar desde el suelo toda su verdad, toda su cotidianeidad de sufrimiento dosificado para no aprovecharnos de nuestros breviarios de lucidez, porque toda lucidez es un foco con tiempo de duración y vencimiento, un foco que de tanto brillar sólo trajo oscuridad…

Pero este loco cuerdo no ha nacido por generación espontánea, de la nada. Tiene a quien deberse.



Siempre he pensado que existe un inconsciente psico histórico que para bien o para mal (des) estructura a las ciudades. Y sólo una ciudad enloquecida y perversa como Lima pudo haber engendrado a Crónico Ido. La ruptura del equilibrio biológico-emocional producida por la violación histórico-social que nos dio origen como pueblo y como individuos ha causado una pérdida del sentido de la función en el conjunto de la cultura a la que pertenece la ciudad misma. Me explico: Lima es ya una megaurbe en la que malviven casi 10 millones de seres humanos procedentes de todo el Perú, pero fundamentalmente de la sierra. Lima se define por la migración. Los migrantes y sus descendientes han —hemos— configurado una ciudad que a la vez nos devuelve tramposamente el vuelto. Traemos un back ground ancestral, memes y genes se entremezclan caóticamente en una polis que hace mortal metástasis en un medio preñado de carencias y una infraestructura bastardeada—asentamientos humanos miserables, pistas irakíes repletas de basura, parques devastados, servicios de agua, desagûe y telefonía colapsados, parque automotor viejo y monstruosamente tóxico, chóferes de combi asesinos, taxistas asaltantes, policías corruptos, barristas bravos, cocineros sabelotodo y pandillaje pernicioso, barrios rodhesianos como Chacarilla o Asia, todo configura el caos—un caos sostenido por una estructura política centralista y corrupta en todos sus estamentos, desde el tombo que te pide coima porque no le gustó tu cara hasta el presidente de la república que participa solapa en negociados de gas y petróleo con empresas mafiosas.



El hombre que crece en estas ciudades está confundido, pervertido y corrompido. Es un hombre que carece de espiritualidad y que respira de manera inconsciente: ergo, no es dueño de su voluntad ni de sus acciones, las que son manejadas por quienes poseen los mass media. Estas ciudades se han vuelto entonces ciudades confundidas. ¿Cuál es la psique que configura esta polis? ¿Cuál es el mundo psíquico, o mejor submundo psíquico del habitante de estas ciudades confundidas? ¿No se les ha ocurrido relacionar esta atrofia espiritual, esta psicología alienada, con la terrible cifra de accidentes de tránsito que ocurren a diario en Lima o con la anomia de los neolimeños frente al abuso y la corrupción generalizados en el país? Veamos rápidamente los últimos sucesos-cortina de humo difundidos por las cloacas periodísticas: Presidente agrede a joven, presidente del poder judicial atiza la bronca y anima a agarrarlo a puñetazos, presidente inventa sainete y miente al país, marica borracho atropella, sin soat ni brevete, a peatón y no le pasa nada, qué poder judicial es capaz de encubrir semejante barbarie, qué oscura francmasonería homosexual protege a un sujeto como el tal Cacho, es que tanto ganan con él los dueños de los canales televisivos, ¿y la respuesta del pueblo? ¿Cuál es la respuesta de ese pueblo que ha dado origen a Crónico Ido? Nos gustan las cortinas de humo, porque mientras todo esto sucede, se cargan el país en vilo y nuestras riquezas naturales siguen siendo rematadas como hacen quinientos años. Ybarra ausculta esta ciudad muerta con cadáveres descompuestos a través de un potente estereoscopio, su propio cerebro, con el cual desentraña los pliegues, fallas y profundidades de un individuo enloquecido por una polis pervertida y nos entrega este lúcido ejercicio tridimensional de la locura, esta humana estereoscopia, sospecho que a costa incluso de su propia salud mental y física (Cose este cerebro, crónico ido, cóselo con tu aguja de arriero y ciérrame los botones de la náusea).



En todas las grandes culturas cada ciudad formaba parte de una red de polis. Cada una tenía en el entramado de urbes una misión material específica (política, social, productiva, militar) y también espiritual. Cuando el tejido hace necropsia, las ciudades se pudren y la cultura y los individuos generados en ellas enloquecen y caen en el vacío y tienen que hacerse solos, porque en el vacío se hacen los verdaderos hombres, aquellos que pueden dominar con la mirada sin que nadie les arranque los ojos. Estos individuos no saben cuál es su origen, no saben —o fingen no saber— quién es su padre ni quién es su madre y se hunden en la tristeza profunda del que ha sido obligado a olvidar.



No es casual que la identidad genérica de Lima sea femenina, malvadamente femenina, como lo evidencia su música, arte, letras y comida. Lima es una ciudad-mujer-joven y facilona, veleta y aficionada a aderezar potajes rijosos, una mujer adolorida capaz de engendrar a un Crónico Ido y abandonarlo a su suerte, una mujer que desprecia a su madre y no sabe quién es su padre. Su madre fue abusada primero por un español borracho y analfabeto, luego por un inglés flemático y enfermizo y ahora malvive con un norteamericano pederasta y cocainómano. Por eso Lima mira atolondrada cual putita barata a la ciudad-cortesana Miami, pero no vuelve la vista a las ciudades del interior, que es de donde viene el cambio. Lima, al igual que las mestizas de las primeras épocas, creció y se desarrolló para recibir a los invasores entre sus piernas. Ya lo dijo alguien: sierra macho, costa hembra, selva madre. Lima asesina a la selva, la degrada sin piedad, envenena sus ríos y contamina sus bosques con petróleo y agua salada y luego la manda a tirotear impunemente. Lima hembra desprecia a su madre, la llama despectivamente india y cuando una hija desprecia a su madre, no bebe de ella, carece de fuerza interna y está condenada a repetir su destino. Lima desconoce al padre, a las ciudades del interior, la cultura prehispánica, y se refugia en la narcosis de las drogas, abortando o abandonando a sus hijos, porque es una mujer que no otorga ternura a su niño y lo abofetea y le zurra las nalgas y lo mantiene sangrante en este cuarto de hora que dura la autoincrepación.



Pese a las migraciones masivas, las polis del Perú profundo siguen en el olvido. Lima, y el Perú, prefieren al padrastro que la desprecia y tiraniza. Históricamente, su origen está relacionado con el servilismo y la funcionalidad para fines de los invasores: poderes públicos, centralismo político, militar y religioso; jerarquías sociales, narcotráfico y prostitución, todo sigue revuelto y reconcentrado en Lima, una ciudad hemipléjica capaz de encerrar en un manicomio a quien ose decirle su verdad en la cara, una ciudad cobarde y deshonesta a la que hay que recordar cuánto vale el kilo de dolor en los mercados de la ignominia, porque es una ciudad que nació como estaba predicho en un día oscuro con fuertes vientos que vendrán del oeste. Nadie ayudará a la gestante, sola tendrá que enfrentar su precaria condición, luchará contra su propio engendro, lo cogerá por los occipitales hasta descabezarlo, luego irá arrancando uno por uno los miembros superiores e inferiores, luego con una lezna o cuchara alumínica limpiará los restos no extraídos. El legrado dará a luz al ser que esto escribe.



El desequilibrio biológico-emocional del que habló Antonio Díaz Martínez en Ayacucho, hambre y esperanza, ha hecho que nuestra psiquis histórica pierda el rumbo y que la megapolis llamada Lima, sea ahora variante de una mujer desdichada y adolorida (¿Qué hay más allá de este dolor de mujer embarazada, de viejo canceroso, de recién nacido malformado, de ser que se consume como vela misionera? Recibe mi epístola como quien recibe su primer sueldo de su trabajo a destajo), esta mujer enloquecida que busca en la narcolepsia de la cocaína la fuerza masculina que no tiene. No es casual que sea en las clases dominantes en donde se encuentre el mayor porcentaje de varones cocainómanos (desprecian a la madre, no tienen la fuerza masculina del padre) y que tanto en Lima como el Callao —en general la costa peruana— se haya elegido al varón más inseguro de su masculinidad que hemos tenido en la presidencia en las últimas décadas: un gigoló inescrupuloso y cobarde que no duda en hacerse de las mujeres de sus correligionarios, que se presenta en la televisión como padre ejemplar, obligando a la mujer oficial a aparecer junto al hijo habido en otra y luego ordena tirotear a todo un pueblo en la selva: pura fanfarronería fascista rayana en la histeria para suplir la auténtica fuerza masculina de la que carece. Por eso la militarización, las dosis extremas de violencia masculina/cobardía expresadas en las drogas fuertes, el american way of life de las series familiares de Yankilandia. En este contexto, como prosa Ybarra, en este mundo de cobardes, quien se atreve no es valiente si no orate, como han intentado calificar al reservista Gálvez León que le gritó co-rrup-to al corrupto. Esta es la palabra del deslenguado… Prendan sus receptores abismáticos. Canten Radio Agonía, la única radio que dice la verdad y no se arrepiente, la única radio con frecuencia modulada para cualquier geografía o humana condición. Esta es Radio Agonía con la palabra del deslenguado, la palabra muda como una h que toma cuerpo al lado de la vocal. Radio Agonía transmitiendo desde la clandestinidad, desde algún lugar de esta geografía inhóspita que llaman Cuerpo.



La lectura de Estereoscopio 500 me ha recordado al Cioran de Breviario de Podredumbre. Y ha sido por la agonía y el pesimismo del que ha tomado conciencia de que la razón puede resultar mortal para el humano libre (¿Es cierto que la razón sirve para avanzar?¿Cuán cierto hay en lo racional de los hombres?¿Cuánta verdad se oculta detrás de las mentiras con que empiezan los días?). La amargura y desesperación de los aforismos que inserta Ybarra en Estereoscopio 500 resulta modulada por la ironía en muy contadas ocasiones, porque las confesiones sencillamente carecen de parodia y este libro es, creo, aparte de todo, un confesionario. Por eso, insisto, no es recomendable leer este libro de un tirón, porque además de ser imposible, se requiere de un ambiente favorable. Un ambiente nocturno y de preferencia en momentos de felicidad y regocijo, porque es justo en esos momentos cuando se necesita que una simple afirmación nos haga caer en cuenta que ser feliz en un país como el Perú resulta todavía miserable. Una afirmación, un aforismo, es un pensamiento instantáneo, que aún cuando carezca de verdad, si puede contener algo de futuro… como cuando Ybarra afirma que a un loco no le puedes confiar la espalda, tienes que dispararle a quemarropa... Para luego afirmar que en la locura sólo caben dos cosas: sufrimiento y más sufrimiento, todo intento por reformular estas premisas sólo cae en la falacia filosofastra. Un pensamiento afirma un hecho y diez páginas después otro niega la afirmación anterior. Es que, a pesar suyo, Ybarra no pretende ofrecer absolutos, si no lanzar esos aforismos cual bofetadas de un filósofo delirante, por ejemplo: Eres lo que parece ser o no eres nada… Y seguirás siendo la misma mierda que se revuelve en algún lugar del intestino grueso, la misma piedra que rueda en el precipicio y que no toca fondo porque el fondo no es otro que la dura piedra, la dureza de tus labios que no se atreven a pronunciar los discursos despóticos de tu designio fraguado…



El ritmo atrozmente fisiológico de la escritura de Ybarra queda concretizado en este libro. Sin mentiras, entrega su vida al público, gracias a su falta de pudor, mediante un universo simbólico hecho de palabras, una poesía preñada de metástasis. En qué medida se ha inventado esa vida de Crónico Ido, no lo sabemos y quizá no lo sepamos nunca, pero conociendo al autor, sabiendo su grado de incivilización en el mejor sentido del término, dudo que haya tenido que inventarse una vida para alumbrar al monstruo que nos entrega.



Con Estereoscopio 500 Ybarra acomete una empresa titánica. La historia de un individuo enloquecido por una ciudad enferma es no solamente la historia de ese individuo, porque un poeta si realmente es grande, cuando dice uno dice todos, cuando dice yo, está diciendo nosotros y Crónico Ido trasciende al orate medicalizado por la ciencia y excluido de la fiesta. Crónico Ido expresa con terrible lucidez, apasionada, intuitiva pero también racional y onírica las raíces del dolor del hombre moderno en las ciudades-zoológico. Trasciende por eso al individuo, pues la naturaleza de ese dolor y ese desgarramiento es social. Por eso creo que a pesar de que esta ciudad deshonesta, cobarde y malvada segregue a los Crónicos Idos de sus celebraciones y premios, los encierre en cárceles o frenopáticos, los eche de sus trabajos o los suicide temprana o tardíamente, este universo simbólico hecho de palabras a manera del diario de un loco expresa e implica a la comunidad en la que ese loco ha nacido y crecido hasta madurar su locura.



Bien, como ya he hablado demasiado y como, a pesar de todo, soy de quienes piensan que es menos importante el comentario que precede o sucede a la obra que la propia obra, les animo a darse el gusto (o disgusto según sea el caso) de leer Estereoscopio 500, con estas palabras del autor, No soy de plástico. Soy más bien un animal que se alimenta descerebrando a los farsantes del sistema, soy el loquito o mejor el que se hace el loco habiendo perdido todo sentido de la realidad…



Rafael Inocente

Octubre 2010















































lunes, 7 de mayo de 2012

DE VIETNAM A KEPASHIATO





La guerra de Vietnam la pelearon los negros, la white trash, 8 mil puertorriqueños y hasta los latinos con la promesa de la ciudadanía norteamericana; una desteñida mesnada que al fin y al cabo y pese a su supremacía bélica no iba a ganar ninguna guerra ni aunque se cometiera genocidios como el de My Lai: 500 vietnamitas asesinados a mansalva y que se convirtió en un escándalo mundial (nótese la diferencia numérica en la matanza que ocurrió aquí en la base militar Los Cabitos: 1400 incinerados). Estados Unidos perdió la guerra ante un enemigo que solo contaba con su moral y con un aliado natural: la selva, un medio tan hostil que los gringos la denominaron “el infierno verde”.

Quizás esa analogía nos sirva para enfocar lo que está sucediendo en el VRAE donde en un medio similar (selva tupida, túneles, trincheras, helicópteros de los años sesenta, bombardeos con cohetes Rockets, población adversa o el clamor politiquero del napalm) pelean los hijos de los canillitas, los hijos de los albañiles, los peruanos que no tienen otra opción de vida y que creen, erróneamente, que de esta forma, enrolados en el ejército peruano o en la alicaída PNP, tendrán algún tipo de seguro social o una estabilidad posible. Curiosamente, los vilcas, los astuquillcas o mamanis pelan contra los quispe-palominos y un ejército de niños que como se ha visto solo cuentan con el armamento que le han quitado a las mismas fuerzas del orden (alguien se debería preguntar al margen de la behetría delincuencial o cualquier estigma ideológico: ¿por qué un peruano odia tanto a otro peruano?), mientras el Estado y su absurda clase política vive de espaldas al país que dice representar, y los generales y altos oficiales han hecho de la cobardía, de los negocios turbios y de los lobbys bélicos una forma de vida.

Ollanta Humala, el seudopresidente “nacionalista”, y sus ministros solo se han dedicado a desinformar y confundir a la opinión pública para continuar con el plan trazado desde las oficinas del neoliberalismo explotador o desde el Banco Mundial o el FMI (cada uno dominado por USA y por Europa, respectivamente). El Estado de derecho se derrumba ante las cifras evidentes: el país no tiene tendencia al desarrollo porque solo un 7 % de la inversión extranjera (unos 7 mil millones de dólares) va hacia las manufacturas mientras que el resto solo sirve para ayudarnos a exportar cerros de cobre, plata y oro (no nos olvidemos que aquí ni siquiera somos capaces de hacer lingotes del preciado metal amarillo) generándonos un falso bienestar, un “placer fantasma” que se derrumbará en cualquier momento como un castillo de naipes. Y el verdadero narcotráfico, el que es protegido por los mismos militares, nos ubica en el primer lugar del mundo con más de 350 toneladas métricas de cocaína que exportamos a Estados Unidos, Europa y Asia.

A todo esto hay que recordar que el término “narcoterrorismo” fue puesto en los ochenta por el embajador norteamericano Lewis Tambs para referirse a la aparente alianza entre las Farc con los carteles de la droga. No obstante, gracias a la mass media, hoy en día es el mote normal para referirnos a los remanentes del PCP-SL, que según los cálculos más optimistas deben ser unos 300 ó 500, aunque otros hablan de 1000 ó 1500. Lo cierto es que el país se ha visto jaqueado y desnudado en su miseria y orfandad absoluta: soldados con ropas parchadas (el padre de Vilca reconoció el traje de comando de su hijo porque él mismo lo había remendado), chalecos antibalas que no te protegen ni de un perdigón, borceguíes que lo atraviesan los abrojos o alimentos putrefactos o de pésima calidad; ni qué decir de las armas que se atoran y que no sirven una vez que se mojan o toda esa chatarra sobrevalorada que ahora no sirve para nada (incluido esos helicópteros con blindaje cero comandado por oficiales que solo cuidan su pellejo y que abandonan a su suerte a su tropa). Quizás la congresista Marisol Pérez Tello haya resumido parcialmente toda esta infamia de la “Operación Libertad”: “Los rehenes regresaron caminando, el herido llegó solo con su bala cojeando, los terroristas fueron encontrados por la prensa y el cuerpo de Vilca fue hallado por su padre”. Y digo parcialmente, porque hasta ahora nadie ha denunciado que así como los medios de comunicación se llenan la boca con la palabra “narcoterrorismo”, también tendríamos que hablar de “narcopolicía” y “narcomilitares” (actualmente en el Poder Judicial hay 588 expedientes por tráfico ilícito de drogas contra oficiales y subalternos de las Fuerzas Armadas y policiales) y, cómo no, tendríamos que terminar señalando al “narcoestado”, el mismo que obvias razones no hace nada para frenar el ingreso de 35 mil toneladas anuales de insumos químicos para la gran industria de la droga. Quizás habría que recordar al tristemente célebre “Mosca Loca”, Guillermo Cárdenas Dávila cuando en los ochenta dijo: “déjenme trabajar libremente y, a cambio, pago la deuda externa”, o el millón de dólares –habrían sido muchos más pero no se pudo probar– que le dio Pablo Escobar a Alberto Fujimori, según informó en 1989 la revista colombiana “Semana”, o el narcobuque “Matarani” o el escándalo presidencial del narcoavión DC-8 o el caso “Hayduk” de Eudosio Martínez o los hermanos Áybar Cancho o el “Vaticano” quien abonaba 50 mil dólares por cada vuelo a nuestras gloriosas Fuerzas Armadas, etc., etc.

Lo cierto es que esta realidad de cartón piedra no va a cambiar con la renuncia o el apartamiento del Ministro del Interior, Daniel Lozada, o del Ministro de Defensa, Alberto Otárola (otros ingenuos o muy vivaces culpan a los gobiernos anteriores o a Rey Rey, quien como sabemos fue ministro de todo y solo le faltó ser Ministro de la Mujer). El caso pendiente de Conga, las promesas incumplidas, el desbarrancamiento de la viceministra de pesquería Majluf o la desfachatez del Primer Ministro y empresario minero Valdés abonan a este experimento mal llamado “nacionalismo”. A estas alturas la vacancia presidencial ya debería ser un clamor popular.





sábado, 5 de mayo de 2012

"Mafia Pesquera y la Gran Transformación", envío de Carlos Fiestas Casaverde




x Carlos Fiestas Casaverde

 Ingeniero Pesquero

Cuando hace unos meses asumió la Presidencia de la República Ollanta Humala, el pueblo peruano y el sector pesquero vieron con esperanza de cambio la asunción del nuevo mandatario.

Ya era hora que un sector extractivo que se apropia del recurso pesquero que pertenece a toda la Nación y que le deja un canon ridículo, rindiese cuentas al pueblo. Se formaron las Comisiones de Transferencia con mucha expectativa. Pero el informe de la Comisión de Transferencia del Sub sector Pesquero nunca se hizo público. El informe de dicha comisión, presidida por el hoy ministro de Transportes, Carlos Paredes, fue ocultado, aún cuando sabemos que por ley, todo informe de Comisión de Transferencia debe ser de conocimiento público.

¿Qué información tan secreta acerca del mar, sus recursos, la depredación a que están sometidos y la podredumbre del sector motivó el ocultamiento del Informe de Comisión de Transferencia del sector Pesquero?

Veamos una cronología sucinta de los hechos.

La gestión de Kurt Burneo: disparo al corazón de la Sociedad Nacional de Pesquería

Con la conformación del Primer Gabinete el presidente de la República nombró como Ministro de la Producción al economista Kurt Burneo Farfán, cantado Ministro de Economía. Burneo, a pesar de desconocer el sector pesquero, tuvo el tino de asesorarse por profesionales de primer nivel y armó un equipo de trabajo integrado por gente idónea, honesta y con cojones.

Asesorado por dichos profesionales, Burneo soltó la primera bomba contra la Mafia Pesquera y denunció con nombre propio el faenón de los siete tiburonazos de la Sociedad Nacional de Pesquería (Hayduk, Exalmar, Tasa, Austral, Copeinca, CFG Investment, etc). Estas empresas integrantes de la Sociedad Nacional de Pesquería deben casi mil millones de soles al Estado por infringir sistemáticamente la normatividad pesquera, depredar anchoveta, defraudar en las descargas en complicidad con las certificadoras CERPER y SGS y contaminar el mar y el litoral. Esta era la primera entrega: el propio Burneo denunció que habían encontrado pruebas de altos funcionarios del Vice Ministerio de Pesquería escondiendo expedientes de pesqueras mafiosas, habían sido filmados introduciendo expedientes en sus autos, amén de otras linduras, como por ejemplo, costosas maestrías en caras universidades pagadas por las empresas pesqueras, viajes de vacaciones a Aruba o Miami, todo pagado por las empresas de la Sociedad Nacional de Pesquería.

La gestión de Burneo removió de sus cargos a varios de estos delincuentes camuflados en PRODUCE y les entabló proceso penal. Habían intervenido la corrupta Dirección de Extracción, pero curiosamente cuando el proceso de desratización debió haber continuado, un fin de semana, remueven de su cargo al Director de Extracción, el biólogo Raúl Castillo Rojas, uno de los artífices del proceso de limpieza y en un acto inexplicable, la ex vice ministra Rocío Barrios, lo deriva a la Dirección de Asuntos Ambientales Pesqueros.

No transcurrieron ni dos meses de esta grave denuncia y cuando se preparaban para intervenir en la estratégica y archipodrida DIGSECOVI (Dirección de Seguimiento, Control y Vigilancia), Burneo y todo su equipo de trabajo (Marcos Kisner, Juan Carlos Sueiro, entre otros) fueron echados del Ministerio. La venganza de la mafia pesquera y sus leales sirvientes, los burócratas del vice ministerio de Pesquería y de los mal llamados organismos técnicos especializados (Instituto del Mar del Perú, Instituto Tecnológico Pesquero y Fondo de Desarrollo Pesquero), estaba en marcha.

Apartado Kurt Burneo y sus principales asesores, el camino se allanaba para que la Mafia Pesquera buscase cooptar a técnicos y burócratas mediante prebendas de la manera más descarada.

José Urquizo y la pandilla ayacuchana irrumpen en escena

En diciembre del 2011 el gobierno nombra al ayacuchano José Urquizo Maggia como Ministro de la Producción. Urquizo es una veleta política, famoso en Ayacucho por su inmoral convivencia con el fascista cura Cipriani y la rabiosa fujimontesinista huanuqueña Rosa María Cuculiza. El apoyo abierto de la puta política José Urquizo a los militares asesinos encubiertos por el ensotanado Cipriani así como su militancia aprista desde su época de la Villarreal, lo pintaban de cuerpo entero; además, Urquizo fue vicepresidente regional de Ayacucho por el APRA, con Omar Quesada, el corrupto que desgració COFOPRI y, luego de un culebreo mafioso, en el que abundaron los coqueteos con el sospechoso por narcotráfico Oscorima (Presidente regional de Ayacucho), el veleto Urquizo materializa su oronda figura en el Partido Nacionalista.

La pandilla ayacuchana

Un fuerte olor a excremento empezó a enrarecer todavía más el sector pesquero. Como primera medida el fujiaprista Urquizo se deshizo de la vice ministra Rocío Barrios y sus principales asesores, Marcos Kisner y Juan Carlos Sueiro. Como segunda medida, repletó los pasillos del sétimo piso del edificio de Córpac de una recua de ayacuchanos, analfabetos en temas pesqueros y con un olfato único para los negocios y la ligazón con gentes de mala laya. Ayacuchanos ahorcados con corbata y siempre sudorosos se adueñaron de PRODUCE y se convirtieron en los pequeños consejeros del seboso José Urquizo. Los sueldos de los asesores ayacuchanos oscilan entre los 10800 y 15 mil soles mensuales, es decir más de lo que gana cualquier funcionario de carrera en Imarpe o Fondepes, llegando al extremo de pagarse 250 órdenes de servicio por mes, una hazaña que no se vio ni con Fujimori. Conozcamos a alguno de estos bellacos:

1. Hernán Huacachi Trejo, a la sazón director de DIGSECOVI, aparecía por doquier acompañado por el célebre Walter Benavente, conocido estafador del sector acuícola. Al parecer Huacachi desconocía el pasado del cusqueño Benavente y al parecer, quien le avisó de la fama que antecedía a Benavente también le dijo a Huacachi que en Google “hernan huacachi trejo” tenía como cien entradas que direccionaban a páginas porno homosexuales, tipo Ayacucho Gay. Huacachi es un completo ignorante en vigilancia pesquera, no tiene la más mínima idea de cómo gestionar ni una verdulería y Urquizo lo colocó de jefe una dirección estratégica del sector pesquero.

2. Cayo Galindo Sandoval, un gnomo desarrollado conocido por su pésima gestión por la región Apurímac cuando fue congresista nacionalista, denunciado por sus propios paisanos por avivato y negociante de cargos en el Congreso. Precisamente es Cayo Galindo en quien el Ministro Urquizo delegaría los trabajos sucios, pesados o de mayor responsabilidad, sabe seguramente de los pocos escrúpulos de este microscópico sujeto a la hora de hacer negocios y cerrar tratos. Cayo Galindo llevó a su primo William Sandoval, otro petizo ignorante y arribista, encargado de esa payasada que han denominado atrevidamente Produce Dialoga y que se reduce a una ridícula repartija de pescado y shows infantiles como en los mejores tiempos del Apra, labor para la cual se ha rebajado la función del ITP y de la que se encargaban Eduardo Pastor y el oportunista Luis Panta Antón, un reciclado toledista de la Villarreal. Cayo Galindo Sandoval es un cortabolsas inescrupuloso, porque aparte de hacerse pagar 15 mil soles mensuales por su paisano Urquizo, no ha tenido reparos en asaltar a manos llenas con los permisos y autorizaciones de pesca a embarcaciones fantasma (caso Rosa Emilia en el Poder Judicial), además de presionar a quien fuese Director de Extracción, un idiotón llamado Félix Álvarez Velarde. Los ayacuchanos hambrientos al ver la magnitud del negociado en permisos y autorizaciones pesqueras empezaron a acuchillarse entre ellos (la reyerta a chairazos entre Cayo Galindo Sandoval y Edwin Yalico trascendió los pasillos de Produce), hasta que el Gordo Urquizo no tuvo más remedio que deshacerse del gnomo Cayo Galindo, pero le siguen pagando en otro cargo una jugosa cantidad de dinero.

3. Edwin Yalico, un peloduro que se ufana de haber defendido a Ollanta Humala y haberle librado de la cárcel cuando apresaron a su hermano Antauro. Yalico es juez, intrigante y corrupto. Luego de la reyerta con chaira protagonizada entre Galindo y Yalico en los pasadizos de Produce, Yalico, en un acto propio de mafiosos, denunció a Cayo Galindo, acusándolo de ratero, para librarse él mismo de los turbios negociados en la Dirección de Extracción con los permisos de pesca. Pero no es secreto que estos dos andinos son caimanes del mismo pozo, o mejor dicho, vizcachas del mismo hueco. Ahora mismo están siendo investigados por el Congreso http://idl-reporteros.pe/2012/04/23/el-premier-y-la-merluza/ y el aprista Urquizo tiembla pues se sabrá quién está detrás de los negociados de sus apestados paisanos http://idl-reporteros.pe/2012/04/26/carta-de-la-presidencia-del-consejo-de-ministros-y-respuesta-de-idl-reporteros/ .

4. Emilio del Solar, amigo personal de José Urquizo y para variar, tinterillo de provincia. Este sinvergüenza postuló al Congreso por el partido de Toledo y pretendió entrar al ITP ganando quince mil soles sin hacer nada, justificándose cínicamente en que tenía que recuperar el dinero invertido en su campaña. Actualmente el ITP le paga un sueldo de ocho mil soles sin tener trabajo conocido.

Las peleas por las coimas en permisos y autorizaciones de pesca a embarcaciones fantasma o con medidas cautelares cobraron su primera víctima en el ex asesor aprista Miguel Vásquez, quien cayó pese a a ser amigo personal del Gordo Urquizo, desde sus épocas de búfalos en la Villarreal, pero enfrentado a sus amigotes ayacuchanos, Urquizo no tuvo reparos en elegir y Vásquez salió por las patas de los caballos, o mejor dicho, de las llamas. La segunda víctima fue el ex Jefe del Gabinete de Asesores de Kurt Burneo y del propio Urquizo, el Dr. Jaime Reyes Miranda (quien además desempeñó el cargo de vice ministro de Pesquería casi tres meses), quien honestamente prefirió renunciar antes que verse involucrado en el latrocinio organizado de la pandilla de ayacuchanos.

Por el lado de la Dirección de Extracción se han otorgado permisos de pesca a embarcaciones fantasma de empresas corruptas por el astronómico monto de 80 millones de dólares. Este negociado tiene nombre propio: Félix Velarde y su asesor Javier Lizarzaburu. Por incompetencia, corrupción o ambas, estos dos señores demostraron ser inservibles para el cargo y haberse sometido cual rameras a las presiones de Cayo Galindo Sandoval y Edwin Yalico, los bribones beneficiados de este faenón.

Así, los asesores y directores colocados por José Urquizo borraron con el codo lo poco que pudo avanzar el ex Ministro Kurt Burneo. La corrupción en la que se ve envuelto ahora el Ministerio de la Producción, la espantosa incompetencia y mediocridad de los asesores ayacuchanos, aunada a la chismosería ha ocasionado que los altos funcionarios de los organismos técnicos (Imarpe, ITP, Fondepes) pululen diariamente por los pasillos de Produce, sometiéndose a los caprichos de los ayacuchanos, habiéndose convertido en asesores de los asesores, pero sin sueldo.

La incompetencia, mediocridad y nivel de corrupción de los asesores del Ministro Urquizo ha originado el absoluto desgobierno en el Vice Ministerio de Pesquería lo que se evidencia en los siguientes puntos:

- Retardo de casi tres meses para el nombramiento de un nuevo vice ministro de Pesquería. Pésima señal para el sector y para el país, reflejo de la improvisación y el caos. Urquizo, en un acto propio de maricones, achaca esta demora a la Primera Dama, Nadine Heredia, de quien se dice estaría manejando el sector Producción. Peor aún, al no ser la viceministra Patricia Majluf, una mujer manipulable, Urquizo ha organizado con los ayacuchanos y los congresistas fujimoristas Enrique Wong, Fredy Sarmiento y otros, la trampa de los merluceros de Paita, con muertos incluidos, con lo que diabólicamente piensan sacar del juego a la conservacionista Majluf.

- Vergonzosa convocatoria a conocidos corruptos e inútiles del sector pesquero: Melva Pazos (esposa del ayacuchano Ulises Munaylla, eterno asesor de la Alta Dirección de Imarpe), Jorge Zuzunaga, Pedro Ródenas (un oscuro profesor de la Villarreal, famoso por su discurso sobre la Acuacultura, sic, un bueno para nada de los muchos que abundan en la acuicultura nativa), etc.

- Eduardo Pastor Rodríguez, hasta hace unos días en la Presidencia del ITP con un sueldo de quince mil soles. Este viejo negligente se encargó personalmente de unificar a los burócratas podridos del ITP, el Imarpe y el Fondepes para torpedear desde dentro las nuevas gestiones, coordinando personalmente con el ex militar y operador político de la Sociedad Nacional de Pesquería, Francisco Miranda Ávalos, de la ONG Oannes, con el fin de orquestar campañas de demolición contra profesionales molestos a la Mafia Pesquera. Pastor Rodríguez ha tenido la desfachatez de contratar como asesor privado al ex policía prontuariado Roberto Castillo Suárez, con un sueldo de 4000 soles, el doble de lo que gana cualquier ingeniero pesquero con maestría en el ITP o Imarpe. Además Pastor Rodríguez no ha cesado de proteger a ciertas gentes del SANIPES a quienes el jefe del SANIPES, Martín Quevedo, no les ha renovado contrato CAS por corrupción comprobada. Pastor ha traficado influencias para defender a las mafiosas EXALMAR y TASA, entre un sinfín de tropelías.

Urquizo se guarda con congresistas fujimoristas de la Comisión de Producción del Congreso

El aprista Urquizo cubre las espaldas de su desastrosa gestión rodeándose de fujimoristas de la Comisión de Producción. Estos congresistas aprofujimontesinistas son el nexo con corruptos mayores como Rafael Rey y Aldo Mariátegui. Son tres los fujimoristas que rodean a José Urquizo y que en la práctica le susurran al oído lo que debe hacer o dejar de hacer: Ángel Neyra, mafioso fujimontesinista con sendos negociados en pesca; Fredy Sarmiento, fujimorista desembozado, piurano y defensor de las grandes pesqueras; Enrique Wong, fujimontesinista encubierto y ligado a la mafia de Kouri y Sotomayor en el Callao.

Precariedad laboral en los organismos técnicos

Mientras estos juegos de poder se suceden, el caos se cierne en el Ministerio y los organismos técnicos. Una confusa normatividad pesquera y una mal llamada reestructuración del Ministerio de la Producción han provocado que el grueso del personal investigador y técnico de Imarpe, ITP y Fondepes se encuentre con contratos laborales de un mes (un abuso y una violación de los derechos humanos de los trabajadores que no se vio ni con el peor Fujimori), bajo el pretexto de la reorganización del sector, una restructuración sin norte basada en la legalidad neoliberal del ministro de Economía Luis Castilla. Evidentemente esta precariedad laboral servirá para que el Gordo Urquizo replete los organismos técnicos y el Produce de ayacuchanos de la misma horma de Galindo y Yalico.

Dos de los grandes objetivos del ex Ministro Burneo, recomendados como prioritarios por la Comisión de Transferencia, la restructuración del sector (un trabajo titánico que el ex Jefe del Gabinete de Asesores, Jaime Reyes Miranda, dejó listo para ser aprobado) y la instauración de un Plan Nacional de Seguridad Alimentaria basado en pescado (A Comer Pescao) serán abortados por la corrupción, la absoluta incompetencia y la mediocridad de los asesores y funcionarios que mantiene Urquizo.

Ni una sola de las recomendaciones de la Comisión de Transferencia ha sido puesta en marcha y con la muerte de la fracasada restructuración de Produce y el Plan A Comer Pescao, se hace patente que la improvisación, la corrupción y la mala fe se han adueñado del Produce.

¿Quiénes salen ganando? La Sociedad Nacional de Pesquería

Frente a este desgobierno, la sociedad civil ni se entera que los empresarios de la Sociedad Nacional de Pesquería-SNP se acuchillan entre ellos mismos: la SNP ha expulsado a la empresa EXALMAR, acusándola de procesar sistemáticamente anchoveta procedente de pesca ilegal y ésta ha devuelto el golpe, señalando a la gigantesca Tecnológica de Alimentos-TASA y otras más, como compradoras de pesca negra procedente de los barcos de Oscar Peña, El Rey de la Pesca Negra. Éste es el verdadero espíritu de la Sociedad Nacional de Pesquería, los fariseos que se ufanan de pesca responsable y ordenamiento pesquero, mientras financian bolsas millonarias para aceitar a científicos inescrupulosos y políticos cacos como Rafael Rey, Mercedes Araoz y Jorge Villasante, todos ex ministros del ramo. Si siguen acuchillándose así estos empresarios patibularios, la SNP se quedará sin agremiados y el país se enterará por fin que estas luchas intestinas entre los tiburones de la pesquería se dan por las codiciadas cuotas de pesca, de las que solamente el 1% significan 100 millones de dólares. Habría que preguntarse por qué recién ahora el convaleciente asesor de la SNP Humberto Speziani se hace el estrecho cuando durante muchos años, todos los que duró el proceso por narcotráfico contra la agremiada Hayduk, no la expulsaron del seno de la SNP. ¿Y por qué no se deroga de una buena vez la Ley de Cuotas de Pesca, tal como recomendó el Informe de Comisión de Transferencia?

¿Y los burócratas corruptos de las gestiones anteriores?

Por su lado, los ex funcionarios de gestiones marcadas por la corrupción, caracterizadas por el asombroso nivel de desvergüenza y perjuicio a los recursos marinos se reagrupan y planifican cómo hacerse del poder nuevamente, huelen en Urquizo a alguien de su calaña.

- Por Imarpe: Renato Guevara Carrasco, Luis Icochea Salas (escupible fujimorista camuflado como profesor de la Agraria, culpable de la alteración de estudios ambientales en Sechura para favorecer a Petrotech y actual asesor de los empresarios merluceros, este bribón es quien está detrás del paro de Paita), Luis Puente Vellacich, Godofredo Cañote Santamarina (hoy refugiado en una mediocre cátedra en la deleznable Garcilaso de la Vega, después de medrar durante quince largos años como director ejecutivo del Imarpe, el daño que han causado estos sujetos al sector pesquero, trabajando fielmente para los mafiosos de la Sociedad Nacional de Pesquería es incalculable), Carlota Estrella, Juan José Castillo y otros empleados menores y hueleguisos como Ángel Perea, Alex Guardia y el aprista Víctor Basantez. A esta pandilla se suma el ex director científico del Imarpe, el archifujimorista Marco Espino, pretendido gran conocedor de la pesquería peruana y el gran culpable de la depredación de la merluza y la sardina en los noventa.

- Por el ITP: Juan Neyra Granda (El Padrino, otro involucrado directamente con el problema de la Petrotech–Savia en Sechura) y su compinche Miguel Gallo y varios otros como el Diablo Pasara y el marino Ponce, todos involucrados en un acto vergonzoso y delincuencial, el ITP modificó un documento hasta en cuatro oportunidades, para limpiar a la Petrotech-Savia sobre su grave responsabilidad en el deterioro, contaminación y lotización de la bahía de Sechura), la descompuesta María Estela Ayala, Pedro Santana (planificador, encargado del trabajo sucio en complicidad con los ejecutivos) y arrastraviejas como Rafael Castro, Marcelina Leyton (otra responsable de lo que sucede ahora en Sechura) y Roberto Castillo, operador político de la Sociedad Nacional de Pesquería.

- Por el Fondepes: Oscar del Valle, Enrique Ghersi y otros incompetentes famosos por derivar consultorías hasta por quince millones de soles durante el quinquenio aprista, mientras los desembarcaderos pesqueros artesanales se caen por pedazos, sin habilitación sanitaria.



Estos burócratas coordinan campañas de demolición, asesoran a empresas de la SNP y actuarían de informantes de los congresistas fujimontesinistas y apristas (Angel Neyra, Fredy Sarmiento y Enrique Wong) y de la prensa de ultraderecha (Correo, La Razón, Perú 21). A su vez, Neyra y otros tienen sendos negociados en pesca y actúan en tándem con los delincuentes Rafael Rey y Aldo Mariátegui y los fascistas del diario La Razón.



Estos forajidos de guante blanco son quienes están agazapados, intrigando y planificando cómo tumbar a la honesta gestión del Imarpe y a la Blga. Patricia Majluf y su equipo.



Mientras Produce continúe encabezado por un doble agente como José Urquizo y su pandilla de ayacuchanos (Jennifer Contreras en Planificación, quien trabaja directamente con el hermano del Ministro, Carlos Urquizo Maggia en compras al Estado; William Sandoval y Carlos Arista Prado, en Despacho ministerial; Pedro Prado, Secretaría General; Sergio Gonzáles, de la Juventud Aprista, en el Comité de Apelaciones y Sanciones Pesqueras; Jacob Cauti en Relaciones Humanas y José Vidal, un incapaz total premiado como Jefe del Gabinete de Asesores) el sector pesquero seguirá apestando a excremento.



Esperamos que la viceministra Patricia Majluf sea consciente de todo esto. Aún está a tiempo de renunciar como lo ha hecho decentemente el ex vice ministro encargado Jaime Reyes Miranda. Y si no renuncia, señora Ministra, entonces dé la batalla denunciando a la Mafia Pesquera y sus sirvientes, los burócratas corrompidos del sector pesquero. Sabemos de su interés por lograr la certificación con la Marine Stewardship Council. Eso no debe ser obstáculo para denunciar el proceder de los integrantes de la Sociedad Nacional de Pesquería, que la ciencia no se reduce a la egolatría de ciertos docentes universitarios e investigadores cientificistas.



¡Ultimo minuto!



Urquizo, en un acto de desesperación, ha cambiado a los directivos del ITP y Fondepes. Ha cambiado mocos por babas. Para muestra tres nombres: Sergio Gonzáles Guerrero, un corrupto de la Juventud Aprista y personero legal del Apra los últimos años y otro impresentable, Pedro Saravia, nuevo director ejecutivo del ITP. Nos preguntamos, tan eficiente ha sido la gestión de Rolando Yzásiga como jefe del Fondepes, un ex burócrata del Banco de la Nación, que se le premia dándole un cargo honorífico, Presidente del ITP, con 16 mil soles de sueldo, por no hacer nada? Para coronar la faena pretende colocar en el viceministerio al inefable Eduardo Pastor Rodríguez, asesor de Exalmar y Hayduk y encubridor de PetroTech/Savia en el caso de Sechura.







jueves, 3 de mayo de 2012

SECCIÓN: ESTAFETA


Lima, 27 de Abril del 2012

Señor:
RODOLFO YBARRA
Av. Pacífico 429 Dpto. 201
La Perla-Callao

Estimado Señor

El suscrito, RUBEN CAYRO CARI, identificado con D.N.I. 29423508, Juez Titular del Juzgado Civil de San Juan de Miraflores y actual Juez Superior Provisional de la Corte Superior de Lima Sur, señalando domicilio legal y procesal en la Urb. Rosario de Villa, Manzana "P", Lote 21, distrito de Chorrillos, provincia y departamento de Lima, con el debido respeto, a usted digo:

Que, al amparo del numeral 7 del Artículo 2 de la Constitución Política del Estado, que consagra mi Derecho Fundamental al honor y a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así como a la voz y a la imagen propias, SOLICITO RECTIFICACIÓN DE SU BLOG que se difunde en el link:
http://rodolfoybarra.blogspot.com/2010/08/el-peru-crece.html; basado en una falsa noticia publicada en el Diario Perú 21 el d?a Mi?rcoles 25 de agosto del 2010; y en la que se me involucra en una supuesta red de corrupción de 166 jueces.

Existe un daño continuado, ya que han transcurrido MAS DE UN AÑO Y OCHO MESES, y la noticia se sigue difundiendo EN EL BLOG DE SU AUTORÍA. En dicha publicación del Diario Perú 21, de fecha 25 de agosto del 2010, se sugiere que "formo parte de los 166 jueces implicados en casos de corrupción" y haciendo la sutil referencia a que estara inmerso en alguna investigación sobre importación de vehículos usados, afirmación que ES TOTALMENTE FALSA.

En efecto, la noticia es totalmente falsa porque jamás EN TODA MI CARRERA he conocido algún proceso sobre importación de vehículos usados y no existe ni ha existido alguna investigación en OCMA al respecto.

Se hace presente que dicha NOTICIA FUE DESMENTIDA por el propio Jefe de la OCMA Dr. Enrique Mendoza Ramírez, como aparece en el link:
http://www.projusticia.org.pe/Collage/Enfrentados.pdf.

Las consecuencias de la DUFUSIÓN PERMANENTE de dicha noticia falsa, me ha causado un enorme daño económico y moral, por lo que le SOLICITO la rectificación correspondiente; sin perjuicio de las acciones legales que la ley me faculta.

Atentamente,

Rubén Cayro

miércoles, 2 de mayo de 2012

"DÍA DEL TRABAJO"

El trabajo es una maldición y los obreros son ángeles caídos en desgracia por culpa del demonio expoliador. La plusvalía es la sanguaza del patrón, la triquiñuela del vendedor de ilusiones, el mordisco del perro rabioso que representa a la máquina consumista. En este sistema aberrante celebrar el "día del trabajo" equivale a celebrar los grilletes, la canga y la prisión (o el secuestro de las "ocho horas" o las "horas extras"). Todo trabajador se encuentra en guardia, en alerta permanente ante el llamado que marcará el derrumbe de las usinas y de las máquinas caníbales. Mientras tanto, mientras sobrevivimos para expectar la hecatombe final del capitalismo solo nos queda tener en cuenta que la fortaleza de los trabajadores y sobre todo de los sindicatos está en mantener la unidad o (re)construir el frente de masas. La estocada final la darán los humildes aplicando la violencia de los pacíficos. No habrá tregua. No hay tregua.